Campeonato de Parejas

El cronómetro de Aimar

Olaizola II y Urrutikoetxea esperan certificar el sábado en Mungia la notable mejoría vivida en Zumaia

15.01.2020 | 06:20
Imaz, Artola, Olaizola II y Urrutikoetxea, durante la elección de material de ayer en el frontón Municipal de Mungia.

Mungia - Aimar Olaizola y Mikel Urrutikoetxea restañaron las heridas del Campeonato de Parejas en el frontón Aitzuri de Zumaia. Se la jugaban ante Oinatz Bengoetxea y Jon Mariezkurrena, a los que tumbaron en una buena actuación. El todoterreno se encontró a gusto. El delantero de Goizueta estuvo serio. Rozaron la globalidad. Era lo que necesitaban. El bálsamo les removió las entretelas de cara a la segunda vuelta de un torneo, en el que seis de los ocho combinados estarán o en semifinales o jugándose el pase a un solo partido a vida o muerte tras la inclusión de un play-off. La clasificación directa corresponderá a los dos mejores duetos. "Hay que ser realistas. Ahora mismo firmaríamos por acabar la liguilla en la sexta posición, ya que solo hemos ganado en tres de las ocho jornadas", admite Olaizola II. El objetivo del veterano pelotari está en el día a día, en el partido a partido, en el paso a paso. El camino se hace andando. No le pesa el reloj. De hecho, el cronómetro de Aimar dice que el tiempo ayuda a mejorar la mezcla con su zaguero, campeones del Parejas de 2016. "Logramos sumar como pareja", define.

Considera Olaizola que "el punto de Zumaia fue muy importante para nosotros, porque nos metemos de nuevo en la pomada". Además, las sensaciones "fueron muy buenas". En el tránsito, que comenzó con triunfo en un partido de 1.000 pelotazos, ha habido más vinagre que rosas. "Necesitábamos partidos", analiza el navarro, quien añade que "hay que tener en cuenta que Mikel estuvo mucho tiempo parado antes de empezar el Campeonato de Parejas. Nos ha costado. En algunos partidos hemos jugado uno bien y el otro, no". Entonces, Aimar pone la vista en el choque del 6 de enero en el Astelena de Eibar ante Ezkurdia-Martija. Perdieron 13-22. "Por ejemplo, en ese partido, Urrutikoetxea dio un buen nivel y yo, no. El pasado domingo, en cambio, estuvimos los dos bien. Necesitábamos componer una pareja fuerte, potente, desde el principio hasta el final del encuentro", sostiene el de Baiko. Aun así, Olaizola II cuenta que, quitando "algunos compromisos", en líneas generales se siente "bien".

Con todo, la veteranía del navarro exorciza los aires dramáticos que podían pintar antes del envite del Aitzuri. Ni todo es blanco ni todo es negro. Hay matices. "Era importante, sí; pero todavía queda mucho por delante. Si hubiéramos perdido, el pensamiento habría sido el mismo. Tenemos que seguir esta línea. Vamos partido a partido. Lo que sí es verdad es que cada vez tenemos mejores sensaciones", recita el veterano. En esa tesitura, eliminado el peso extra del partido del sábado en Mungia ante Artola-Imaz (17.30 horas), Aimar asevera que "el punto sería muy importante". El material apartado ayer no será un problema.

la duda de Imaz "Espero estar el sábado", desveló ayer Ander Imaz, que hará mañana una prueba para valorar su estado físico. El zaguero de Oiartzun sintió un pinchazo fuerte en el muslo izquierdo el pasado viernes en Getaria y el lunes fue sometido a una ecografía que desvelan que no hay rotura en los isquiotibiales. "He recibido masajes y me siento mejor, pero realizaré una prueba y si estoy bien, saldré a la cancha en Mungia", analizó el guardaespaldas.

La actualidad