Emoción por todo lo alto

La primera jornada del Red Bull Cliff Diving dejó saltos espectaculares y un resultado incierto, sobre todo, en categoría masculina donde los tres primeros están separados por solo 1,6 puntos

09.02.2020 | 15:12
Las participantes en categoría femenina, novedad este año en Bilbao, entrenaron ayer desde el puente de La Salve. Foto: José Mari Martínez

La primera jornada del Red Bull Cliff Diving dejó saltos espectaculares y un resultado incierto, sobre todo, en categoría masculina donde los tres primeros están separados por solo 1,6 puntos

pARA los clavadistas no hay jornadas relajadas, no hay días de calentamiento porque saben que cualquier error, ya sea en la primera o la segunda jornada del Red Bull Cliff Diving les puede condenar. Así que dieron lo mejor de sí mismos y eso siempre es sinónimo de espectáculo. El público bilbaino tampoco marca excesivas diferencias entre las jornadas clasificatorias y las finales de este evento que acoge por tercer año el puente de La Salve y, por ello, llenó en gran medida ambas márgenes de la ría y animó a los y las clavadistas para que diesen lo mejor de sí mismos en una jornada clasificatoria que hizo que la competición de hoy derroche emoción en cada uno de los saltos.

Aunque este deporte es imprevisible, todo hace indicar que las más altas dosis de emoción estarán en la categoría masculina. Y es que, entre el primer clasificado de ayer, Andy Jones, y el tercero, el ya campeón Gary Hunt tan solo hay 1,6 puntos de diferencia. Un detalle, un suspiro, una gota de agua salpicada más de la cuenta. Tras ellos, a tan solo ocho puntos de Jones, se quedó en cuarto lugar Aidan Heslop, un jovencito británico que aún no tiene edad para que le sirvan alcohol, pero que tiene los arrestos y el talento para hacer saltos que despiertan la admiración del público y le dejan con la boca abierta. La de hoy será la última vez en la que se podrá gozar con los saltos de toda una leyenda del clavadismo como Orlando Duque, por lo que Bilbao quedará marcado no solo en la carrera del mejor clavadista de la historia, sino también en la historia de este deporte que, cada vez, cuenta con más adeptos en Bilbao y, por extensión, en Bizkaia.

Iffland toma ventaja

En esta ocasión, a diferencia de las dos ediciones precedentes en Bilbao, también saltan las integrantes de la categoría femenina. En este sentido, la jornada clasificatoria de ayer mostró la superioridad de Rhiannan Iffland, la ya campeona de este Red Bull Cliff Diving y absoluta dominadora de las pruebas celebradas hasta la fecha. Tras la clavadista australiana se situó en segunda posición la benjamina de todas las participantes, la colombiana María Paula Quintero que se situó a 13 puntos de Iffland. El tercer lugar fue para Lysanne Richard. Todo se decidirá hoy a partir de las 16.30 horas, cuando La Salve se convertirá en el centro de más de 60.000 miradas.