Barakaldo 0 - Real Sociedad B 5

Manita histórica del Sanse en Lasesarre

LA REAL SOCIEDAD B SE PONE LÍDER EN SOLITARIO DESPUÉS DE UN RECITAL DE JUEGO Y GOLES ANTE UN Barakaldo desnortado que acabó goleado

09.02.2020 | 16:49
El Barakaldo hizo aguas en el encuentro de ayer frente a la Real Sociedad B de Xabi Alonso.Foto: Pablo Viñas

Barakaldo0

Real Sociedad B5

BARAKALDO: Cacharrón, Aguirrezabala, Urtzi Iriondo, Picón, Julen López, Algarra (Min. 51, Doncel), Olaizola, Samuel (Min. 65, Carles Marc), Juan Delgado, Héctor y Óscar Fernández (Min. 56, Sergio García).

REAL SOCIEDAD B: Ramírez, Pecharromán (Min. 46, Zior), Jiménez, Zubimendi, Arambarri, Gorostidi, Roberto López, Veiga (Min. 84, Blasco), Navarro (Min. 73, Garrido), Ezkurdia y Lobete.

Goles: 0-1: Min. 30; Veiga. 0-2: Min. 34; Gorostidi, de penalti. 0-3: Min. 67; Gorostidi. 0-4: Min. 84; Lobete. 0-5: Min. 89; Roberto López, de penalti.

Árbitro: Fuente Martín, cántabro. Mostró cartulinas amarillas a Gorostidi y Ezkurdia por la Real Sociedad B.

Incidencias: Unos 1200 espectadores en el campo de Lasesarre..

Barakaldo - La Real Sociedad B se llevó de Lasesarre una incontestable e histórica goleada que le permite situarse como líder en solitario. El Barakaldo, en clara cuesta abajo pese al esperanzador comienzo que aún le permite mantenerse en la mitad de la tabla, fue un juguete en manos de los guipuzcoanos. Apenas mostraron reacción a los goles visitantes. Fue una tarde aciaga para el Barakaldo y redonda para el Sanse, que muy pronto comenzó a mover las manijas del encuentro para lograr una goleada inédita. Habría que remontarse hasta el 29 de octubre de 1978 para encontrar algo similar a lo que ayer lograron los de Zubieta. En aquella ocasión fue el Cádiz quien logró el 0-5 gracias a los goles de Mané, Fernández, Linares, Mejías y Baena.

Ayer comenzó muy pronto el monólogo ofrecido por los donostiarras, aunque paradójicamente eran los locales los que finalizaban jugadas. Juan Delgado y Samu lo intentaron con disparos muy desviados en medio del claro dominio rival. Sin embargo, la lógica se terminaría imponiendo a la media hora, en la primera ocasión clara para los de Xabi Alonso. En un balón puesto por Roberto López, Veiga se anticipó a todos en el primer palo y cruzó con un cabezazo al fondo de la red. Primer aviso serio y primer golpe. Con el 0-1 recién colocado en el electrónico, Navarro estuvo cerca del segundo, pero su media volea se fue desviada. Sin que hubieran pasado cinco minutos desde el gol del filial, un penalti de Picón sobre Lobete supuso el segundo para los donostiarras. Gorostidi lanzó a la derecha engañando a Cacharrón.

El Barakaldo no mostró mucha oposición a lo que empezaba a ser ya una ventaja insalvable, obrada en un abrir y cerrar de ojos. De hecho, solo un flojo remate de Oscar Fernández al borde del descanso rompió el dominio visitante. El segundo tiempo se inició como una repetición del primero. Los txuri-urdines no lograron el tercero hasta bien avanzado este segundo acto, pero por medio tuvieron ocasiones para haberlo conseguido mucho antes. Roberto López envió fuera su disparo, después de una gran jugada y de que Navarro se la dejase de cara al borde del área. Zurdín, que supuso una auténtica pesadilla para la zaga barakaldarra, tuvo también cerca la sentencia en dos rápidas contras, casi clavadas, en las que al senegalés le faltó puntería de cara a puerta. Por fin, en un córner desde la derecha, Gorostidi metió la cabeza para cruzar lejos del alcance de Cacharrón y poner el 0-3 en el marcador, con más de veinte minutos por delante que se hicieron interminables.

Con la primera marcha El Sanse bajó el pistón de manera ostensible tras el tercero, sabiéndose ya seguro vencedor, pero ni aun así vio su puerta comprometida ante un desacertado conjunto local, que no daba con la tecla para al menos maquillar el marcador. La recta final supuso un tormento para los fabriles. A falta de seis minutos, un grave error de Picón al ceder sobre Cacharrón dejó el esférico en bandeja a Lobete, que redondeó su gran tarde driblando al meta y marcando el cuarto a puerta vacía. Todavía quedaría completar la histórica manita. Un penalti de Cacharrón sobre el propio Lobete fue transformado por Roberto López, que completó un encuentro de ensueño para los de Xabi Alonso y que tardarán mucho en olvidar en Lasesarre.