Final del Europeo sub'21

España se impone a Alemania en la final (2-1)

ESPAÑA SE IMPONE A ALEMANIA, SU VERDUGO EN 2017, EN LA FINAL DEL EUROPEO SUB’21 Y CON CINCO TÍTULOS IGUALA A ITALIA COMO SELECCIÓN MÁS LAUREADA. Unai Núñez fue titular y Unai Simón no jugó

09.02.2020 | 07:45
Unai Núnez, titular en la final ante Alemania, festeja el título europeo junto a varios de sus compañeros.

Unai Núñez fue titular y Unai Simón no jugó

España2

Alemania1

ESPAÑA: Sivera; Aguirregabiria, Vallejo, Nuñez, Firpo; Roca, Fabián (Min. 78, Merino), Olmo, Ceballos, Fornals (Min. 72, Mayoral); Oyarzabal (Min. 55, Soler).

ALEMANIA: Alemania: Nubel; Klostermann, Tah, Baumgartl, Henrichs; Eggestein (Min. 78, Nmecha), Oztunali (Min. 73, Richter), Dahoud, Serdar (Min. 61, Neuhaus); Amiri, Waldschmidt.

Goles: 1-0: Min. 7; Fabián. 2-0: Min. 69; Olmo. 2-1: Min. 88; Amiri.

Árbitro: Srdjan Jovanovic (Serbia). Mostró cartulina amarilla a Vallejo, Nuñez y Sivera.

Incidencias: Final del Europeo sub'21 de 2019 disputada en el estadio Friuli de Udine ante cerca de 23.232 espectadores.

Bilbao - La selección española sub'21, que arrancó el torneo sufriendo una dura derrota frente a Italia (3-1), se rehizo del varapalo inicial hasta plantarse en la final, donde consumó su revancha ante Alemania, el equipo que le privó del título dos años atrás. Los pupilos de Luis de la Fuente, guiados por un excelente Dani Olmo, el chico que juega en el Dinamo de Zagreb tras dejar hace ya algunas temporadas La Masía, fueron justos merecedores de una victoria que permite a España igualar a Italia en el palmarés con cinco campeonatos de Europa de la categoría y que de paso encumbra a Unai Núñez y Unai Simón, los dos leones reclutados para la causa por el técnico de Haro. Los dos futbolistas, cuyos roles dentro del equipo dieron un giro de 180 grados con el paso de los partidos, disfrutarán ahora de unos 20 días de merecidas vacaciones antes de regresar al trabajo en Lezama.

España arrancó con fuerza, hizo suyo el dominio del balón ante una selección germana que esperó demasiado atrás, lo que facilitó que los dos centrales conectaran fácil con los centrocampistas. Ahí comenzó a cimentar su triunfo. Sin prisa, no le importó en exceso que Núñez y Vallejo entraran en numerosas ocasiones en contacto con el balón, el juego adquiría otro ritmo cuando irrumpían en escena Fabián, Ceballos, Oyarzabal u Olmo, junto a Fornals los referentes de una generación de futbolistas muy interesantes, entre los que faltaban Asensio y Rodri, que antepusieron sus vacaciones a la disputa el torneo.

No hubo laurel para ellos, pero sí para Fabián y Olmo, sin duda dos de los grandes descubrimientos del campeonato -el primero era ya conocido tras su irrupción en el Betis- y goleadores en la cita de anoche en Udine. El centrocampista del Nápoles aprovechó una rápida acción al contraataque de España que evidenció las lagunas defensivas de Alemania para subir el 1-0 al marcador en el minuto siete. Sin apenas oposición de la, se sacó un disparo ajustado al palo desde la frontal del área que fue imposible para el guardameta y adelantó así a su equipo. Alemania acusó el tempranero golpe, apenas asomó en el área defendida por Sivera -titular en detrimento de Simón desde el segundo encuentro- y, si bien España no gozó de ocasiones claras, cada ataque suyo pareció prometedor.

No fue hasta el minuto 20 cuando los germanos se sintieron algo más cómodos. Le discutieron por fin la posesión del balón a España, que durante algunos minutos se tuvo que poner el mono de trabajo y ahí asomó la figura de Núñez, sobresaliente en labores defensivas, que ganó la práctica totalidad de sus duelos individuales. La reacción alemana se cortó de cuajo tras una acción de Vallejo que pudo haber cambiado la final por completo. Pasada la primera media hora de juego, el central del Real Madrid midió mal y se ganó una cartulina amarilla que debió ser roja por una feísima entrada sobre Waldschmidt, el hombre gol de los germanos, máximo realizador del torneo con siete tantos, pero que ayer no tuvo su mejor noche.

la sentencia Alemania dio un paso al frente a la vuelta de vestuarios. Adelantó sus líneas para complicarle la salida del balón a España, objetivo que consiguió, aunque sin excesivos frutos. Metió a su rival atrás, pero solo Waldschmidt, con un par de disparos desde la frontal, generó inquietud en la zaga española. Sin chispa en ataque, aunque sintiéndose dominadora, Alemania pagó muy caro un nuevo error, en este caso de su portero, Nubel, que no acertó a atajar un disparo de Fabián que quedó muerto en el área pequeña y Olmo, con una definición magistral, picándola por encima del guardameta, subió el 2-0 al marcador.

El tanto del que fue nombrado mejor jugador de la final rompió el partido por completo. El técnico germano metió toda la artillería al campo y, sin centro del campo, España se sintió muy cómoda jugando a la contra. Pudo y debió sentenciar el encuentro, pero Fabián, cuyo remate se fue lamiendo el palo, y Soler, que disparó al larguero, no acertaron y Alemania se metió en el partido de lleno cuando en el minuto 88 Vallejo desvió un balón que se intuía fácil para el portero, haciendo imposible la estirada de Sivera. Pese al tanto, los germanos no pudieron encerrar a España en su área. Los pupilos de De la Fuente durmieron bien el partido y España conquistó un nuevo título europeo en categoría sub'21. Una dulce revancha.

noticias de deia