Lointek Gernika 62 - 67 Virtus Bolonia

El Lointek Gernika sufre otro mazazo europeo

Después de tres cuartos de alto nivel, el conjunto vizcaino se viene abajo físicamente y el Virtus Bolonia arranca su primera victoria con una espectacular actuación de Hines-Allen

04.11.2021 | 00:57
Itzi Ariztimuño trata de anotar una bandeja entre la defensa del Virtus Bolonia.

Lointek Gernika 62

Virtus Bolonia 67

LOINTEK GERNIKA BIZKAIA: Moore (17), Silva (5), Arrojo (2), Bjorklund (4), Brcaninovic (15) -cinco inicial- Ginzo (2), Ariztimuño (8), Buch (9).

VIRTUS SAGAFREDO BOLONIA: Hines-Allen (34), Dojkic (13), Battisodo (7), Turner (6), Zandalasini (6) -cinco inicial- Pasa (0), Tava (0), Barberis (1).

Parciales: 18-15, 40-26 (descanso), 52-41 y 62-67.

Árbitros: Wolzfeld (LUX), Bowe (GBR) y Unsworth (GBR). Eliminaron a Battisodo..

Incidencias: Lleno en Maloste, se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de Juan López Vicente.

El Lointek Gernika Bizkaia sufrió ayer miércoles una dura derrota en la Eurocup, la segunda en Maloste, cuya trascendencia resulta imprevisible cuando aún quedan dos partidos por disputarse en la fase de grupos. El Virtus Bolonia fue todo el partido por detrás, pero logró darle la vuelta al marcador y proteger sus mínimas opciones de clasificación cuando a las gernikarras ya no les quedaba tiempo ni oxígeno para la reacción. Un parcial en el último cuarto de 10-26 penalizó los errores de las jugadoras de Mario López, que dejaron con vida a su rival en varios tramos del choque y lo pagaron muy caro. Myisha Hines-Allen acaparó todo el protagonismo de su equipo con 16 rebotes, 26 lanzamientos a canasta y 34 puntos, 21 en la segunda parte y 16 en ese último cuarto en el que el Lointek Gernika se quedó sin fuerzas y acabó cediendo 22 rebotes en su tablero que minaron su moral y sus fuerzas con el paso de los minutos.
 


El desenlace de un duelo que podía aclarar el futuro del conjunto vizcaino no hizo justicia a un equipo que durante tres cuartos jugó un baloncesto excelente, con las ideas claras para leer sus ventajas. En el cuerpo a cuerpo tenía las de perder y Tinara Moore y Melisa Brcaninovic torturaron a la defensa italiana jugando de cara. Contenida la explosión inicial de Hines-Allen, con once de los primeros trece puntos de su equipo, y las ventajas del Virtus, el Lointek Gernika empezó a sentirse cómodo apoyado en su defensa, de nuevo con Belén Arrojo haciendo un gran trabajo ante Zandalasini, y el control del rebote. De esta forma y con brillantes minutos de Tinara Moore, las locales llegaron al descanso con una renta de catorce puntos.

Estaba por ver la actitud del conjunto transalpino, que bordeaba la eliminación. Las gernikarras siguieron su plan y se colocaron 17 puntos arriba (48-31) mediado el tercer cuarto. La reacción del Virtus Bolonia fue la habitual en los torneos de la FIBA. Las de Lino Lardo elevaron el nivel de los contactos, lo que a este Lointek Gernika liviano y sin muchos kilos en la pintura le suele pasar factura. Las visitantes negaron toda la circulación al equipo de Mario López y un par de técnicas a su banquillo terminaron de meter a las boloñesas en el partido. Brionna Turner, subcampeona de la WNBA, se hizo presente en las zonas hasta acabar con 21 rebotes y muchos ataques locales acabaron en pérdidas o fallos bajo el aro, aunque todavía el Lointek Gernika ganaba por once (54-43) a ocho minutos y medio del final.

Pero para entonces las fuerzas ya empezaban a escasear, el juego exterior, con Angie Bjorklund casi inédita, desapareció y Hines-Allen apareció en modo destructivo. Los porcentajes de las locales, incluso desde los tiros libres, cayeron, los rebotes eran casi todos para el Virtus y el reloj empezó a correr muy despacio. Dojkic empató, Hines-Allen puso por delante a las suyas a 2.38 del final y la misma estadounidense, poderosa y versátil, mató el partido con un triple a 46 segundos (60-64). Una canasta de Arrojo a un segundo del final permitió al Lointek Gernika proteger la diferencia del partido de Bolonia, algo que puede ser muy importante. El Roche Vendée tiene en la mano el primer puesto del grupo y las vizcainas se lo jugarán en la última jornada ante el Flammes Carolo en Maloste. Eso será después de un parón que a las gernikarras les debe venir muy bien para recuperar el aliento.

LAS REACCIONES

"El último cuarto se ha hecho largo"

Mario López. "El último cuarto se nos ha hecho largo. No hemos podido circular el balón y hemos tenido miedo a la hora de penetrar. En defensa toda la dureza la hemos perdido y les hemos dado muchos rebotes. Además, ha habido un ambiente raro con el arbitraje. Somos aún un equipo humilde y hoy se ha visto claro porque al Virtus le han permitido todo. Quedan dos partidos y puede pasar de todo. El descanso nos viene bien para analizar y corregir, en la Liga miro más para abajo que para arriba".

Belén Arrojo. "Estamos tristes. Teníamos el partido controlado, pero al final hemos hecho muchos errores y hemos bajado un poco los brazos. Tenemos que aprender de estos partidos y mirar para adelante porque queda mucho. Física y mentalmente, llevamos mucha carga y puede haber pesado. Ellas han estado más acertadas al final y no hay que darle más vueltas".

noticias de deia