deja su nombre entre los más grandes

Javi Salgado: 1980/20

Javi Salgado, miembro de una generación brillante, ha puesto fin con su segundo ascenso a la Liga ACB a una carrera deportiva envidiable que deja su nombre entre los más grandes del deporte de la canasta

09.02.2020 | 07:51
Javi Salgado posa con la camiseta del Bilbao Basket con el dorsal 14

Javi Salgado, miembro de una generación brillante, ha puesto fin con su segundo ascenso a la Liga ACB a una carrera deportiva envidiable que deja su nombre entre los más grandes del deporte de la canasta

Son varios los jugadores, coetáneos suyos, que han alcanzado o van a alcanzar los veinte cursos en la pista: Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, José Manuel Calderón, Felipe Reyes, Carlos Cabezas? Con ellos compartió alguna concentración de las selecciones españolas de formación, pero Salgado era de todos, por sus características, el que menos podía apuntar a tener una sólida carrera en la élite. Pero lo ha conseguido con un enorme carácter competitivo y una voluntad férrea desde que en 1999 tomó una decisión determinante y, seguramente, nada sencilla.

Fue cuando abandonó el Patronato y emigró a León para abrirse camino como profesional. Coincidió, como curiosidad, en el equipo castellano con Ronnie Coleman, que había sido pieza clave en el ascenso no consumado del Cajabilbao en 1994. La desaparición del club vizcaino, de la que hace unos días se cumplieron 25 años, creó un gran vacío en el baloncesto vizcaino que fue el que provocó la marcha de Salgado, que en su paso al baloncesto senior no tenía un equipo en el que expresar su talento, más allá de que ya hubiera debutado con el Patronato. Entonces, León fue una apuesta, aunque allí pudo empezar a conocer lo que era el baloncesto de la ACB y en su segundo año, después de que el equipo descendiera a la LEB, compartir entrenamientos, por ejemplo, con Toñín Llorente, otro exjugador del Cajabilbao. En el filial leonés de la Liga EBA comenzó una trayectoria profesional que culminó el pasado viernes y en la que el Bilbao Basket ha sido una etapa fundamental.

Desde aquel primer partido como profesional del 3 de octubre de 1999 ante el Viña do Campo, con once puntos en 32 minutos, al último ante el Palma, con nueve puntos y tres asistencias en 22 minutos el 2 de junio de 2019, han transcurrido casi 20 años y Javi Salgado ha acumulado 692 encuentros, que si se suman los amistosos de clubes y los de la selección de Euskadi le sitúan por encima de los 800. Salgado es el jugador vizcaino con más partidos disputados en la máxima categoría, incluyendo la antigua Primera División, y el que mejor ha representado a Bizkaia en la élite. Esos partidos, que incluyen 40 en cuatro participaciones en la Eurocup, se reparten de la siguiente manera: en el Bilbao Basket ha jugado 471; en el Gipuzkoa Basket, 106; en el Estudiantes, 65; y en el Baloncesto León, 50.

Sus promedios en la Liga Endesa, donde en catorce temporadas solo dejó de estar disponible en dos o tres jornadas por problemas físicos y acumuló un balance de 190 victorias y 272 derrotas, fueron de 8,3 puntos y 3,6 asistencias en 462 choques de Liga y se mantiene en tres listas de jugadores históricos: es el undécimo en asistencias, por delante aún de estrellas como Sergio Llull, Sergio Rodríguez o Jayson Granger; el décimo octavo en triples anotados, más que excelsos anotadores como Epi, Villacampa o Andy Toolson; y el quincuagésimo en partidos jugados, esos 462 que solo han superado nueve jugadores en activo. En las competiciones de la FEB, promedió 12,3 puntos y 4,3 rebotes en 209 partidos y en la Eurocup llegó hasta 6,5 puntos y 3 asistencias de media.

Todos estos números eran impensables cuando Javi Salgado regresó a Bilbao de la mano de Txus Vidorreta para liderar un proyecto incipiente. Y por encima de ellos el base de Santutxu siempre ha destacado los logros colectivos, el haber logrado tres ascensos y llegar dos veces a semifinales de la Eurocup con el Bilbao Basket o el haber podido jugar la Copa y el play-off con el Gipuzkoa Basket, donde también gozó del favor de sus compañeros, sus técnicos y la grada. Salgado lo deja con su equipo de nuevo en lo más alto y con una carrera deportiva que muchísimos jugadores, sobre todo de Bizkaia, firmarían cuando empiezan a dar botes en el patio de su colegio.

noticias de deia