Industria musical, la igualdad pendiente

Las profesionales del sector, en el que la tutoría hace de palanca, exigen más mujeres en los puestos de toma de decisiones

14.05.2022 | 00:30
Mayoral, Madariaga, Carrillo, Cartier, Rodríguez y Vega, charlan instantes antes de celebrarse el encuentro.

Que la presencia de hombres y mujeres se equipare en los carteles de los festivales, que no haya desigualdades en los cachés de lo músicos, que no se trate con paternalismo a las artistas, que no se vean expuestas a sufrir acoso o abuso, que las profesionales que trabajan fuera del escenario en el sector sean escuchadas... Para que la igualdad alcance todos los estratos de la industria musical los retos a los que hay que enfrentarse son múltiples y, para llegar a buen puerto en ese camino, es imprescindible que las mujeres alcancen los puestos de poder. Así lo determinaron durante la conferencia Mewem Bilbao, organizada por el Institut Français de Bilbao, en la que varias ponentes debatieron sobre la igualdad en la industria musical.

Durante el encuentro, Édouard Mayoral, director del Institut Français de Bilbao, expuso que el taller y su posterior encuentro se han organizado con el fin de que haya un intercambio entre profesionales, con una carrera constatada, y debutantes. De ahí parte, la idea de Mewem, un proyecto a escala europea que tiene como objetivo desarrollar las capacidades de jóvenes profesionales que son guiadas por mentoras que transfieren su experiencia. En el encuentro celebrado en Bilbao, conducido por el periodista Joseba Vegas, se reflejó la importancia de la tutoría como palanca de emancipación con ponentes de la talla de Celia Carrillo, fundadora de MIM, Rachel Cartier, mentora de Mewem Francia, y Amets Rodríguez, directora del festival Bay of Biscay.

Antes de que tomaran la palabra, Ana Madariaga, directora gerente de Bilbao Musika, contextualizó el debate desde la realidad que observa en el organismo local que dirige, donde también observa desigualdades en el ámbito de la plantilla musical. Según expuso Madariaga, mientras en los ámbitos formativos la participación es igualitaria, en el salto al ámbito profesional se observa que, por ejemplo, la Banda Municipal de Bilbao, está compuesta por 36 hombres y nueve mujeres. En el equipo directivo también se refleja esa disparidad: Madariaga es una de las dos mujeres que lo conforman, frente a seis hombres.

"Los hombres han dominado el negocio de la música durante muchos años. La inclusión de la mujer en el mundo de la música está cambiando y es primordial incorporar la perspectiva de género", expuso la directora de Bilbao Musika, quien reveló que reservan plazas para mujeres en una de sus iniciativas más importantes: el Encuentro de Dirección Orquestal. "Aunque queramos seguir unos criterios que hagan que la participación sea igualitaria, no lo es. En la última edición, de los diez participantes solo dos eran mujeres", expuso.

Los datos aportados por Madariaga se refrendan en cualquier análisis del sector. Por ejemplo, el I Estudio de Género en la Industria Musical del Estado, realizado por MIM entre más de 90 empresas, indica que los sueldos de las mujeres rondan los 6.800 euros, muy por debajo de la media salarial. Además, hay un "claro" techo de cristal. Según la Unión Fonográfica Independiente, solo el 14% de las compañías independientes están dirigidas por mujeres. El camino para revertir estas cifras es muy largo. 

noticias de deia