Primos unidos por el motor

23.02.2020 | 10:05
El laudioarra Patxo y su primo Alfredo, de Getxo, junto al vehículo con el que participarán en el Panda Raid.

Llevan un año preparando el Panda Raid y poniendo a punto un vehículo que aguante 2.000 km

A sus 65 años, el laudioarra Patxi Xabier Pozo -Patxo- va a participar como piloto en el Panda Raid, el rally amateur de larga distancia y resistencia que discurre por los desiertos del sur de Marruecos, entre Nador y Marrakech, y que cada año tiene más adeptos. La propuesta se la hizo el getxotarra Alfredo Cancio que ya compitió en la edición de 2018 "invitado por un amigo asturiano que comparte mi afición por el motor y confió en mí como copiloto", explica.

Esa pasión es algo que Patxo lleva también en la sangre desde su juventud. "Fui durante 9 años piloto de motos y llegué a disputar el Campeonato de España de 250 cc de velocidad. En coche también he corrido algún rally y realizado subidas o pruebas en cuesta. Y el mítico Dakar siempre me ha atraído y encantado mucho". No es de extrañar, por tanto, que cuando hace aproximadamente un año su primo Alfredo le lanzó el reto, aceptara casi de inmediato. "Lo consulté primero con mi mujer y fue la que más me animó. Me dijo que a mi edad ya iba a tener pocas oportunidades como esta y que me iba a arrepentir si no lo hacía". Su compañero de aventura asegura, además, que "la edad no es un impedimento en el Panda Raid" ya que se trata de una prueba "asequible y segura, que todo apasionado del motor debería hacer y cuenta con una muy buena organización".

Una vez conformado el equipo con Patxo al volante y Alfredo de copiloto controlando el road-book con la simbología y las coordenadas del rumbo a seguir, un paso importante y vital a dar fue la adquisición del tipo de coche que exige la organización para esta prueba: un Panda. "El nuestro viene de una casa de alquiler de Islas Baleares y lo compramos por 500 euros. Estaba muy deteriorado, hacía poco más que arrancar y no era nada fiable". El vehículo es un 4x2 "puesto que vamos a competir en esa categoría" y en estos meses ha habido que adaptarlo a las exigencias y necesidades de la aventura que van a disfrutar en tierras marroquíes. "Ha habido que cambiar el embrague, suspensiones, sistema de refrigeración€ Para ello, hemos contado con la inestimable ayuda de Urko y Fernan, dos mecánicos locales de Laudio. Sin ellos, no hubiera acabado de ir fino", agradecen.

Casi 2.000 kilómetros Patxi y Alfredo competirán con el dorsal 81 y su aventura en el Panda Raid arrancará, oficialmente, a las 18.00 horas del 6 de marzo. "Es cuando tenemos que estar los 375 participantes en Almería para realizar las verificaciones, controles técnicos y administrativos y al día siguiente tomaremos el ferry hasta Nador". Ya en Marruecos, un enlace por carretera de 80 kilómetros los llevará a pasar noche en el primer campamento en el Lago Mohammed V. A partir de ahí, serán cinco intensas etapas, con un total de alrededor de 1.885 kilómetros "de diferentes dificultades, ya que pasamos por ríos secos, valles y desiertos" y en donde los competidores pueden llegar a pasar "por poblados de tribus nómadas, ver a un niño cuidando de 6 cabras o rebaños de dromedarios", relata Alfredo.

La experiencia adquirida hace dos años por el getxotarra es un punto a favor del equipo de primos, pero el principal consejo dado por Alfredo a Patxo es que "lo importante es conservar el motor para poder acabar la prueba, llegar hasta Marrakech". También es consciente de que "puede haber momentos de mucha tensión, e incluso llegar a tener discusiones", pero el laudioarra no teme esas situaciones.

"Lo que pase en Marruecos, se quedará en Marruecos", afirma. Y para ambos, el gran objetivo es "acabar la prueba" aunque a Alfredo le gustaría "mejorar el puesto 33 que obtuve en el 2018".

noticias de deia