Ezkerraldea saca provecho de su pasado industrial

25.03.2021 | 11:45
Portugalete, Barakaldo, Santurzi y Sestao apuestan por dar a conocer los reclamos y atractivos turísticos que albergan en su interior .

El giro dado por esta zona de Bizkaia en las últimas décadas está provocando el desarrollo de numerosas iniciativas relacionadas con el sector turístico

Ezkerraldea se está reinventado. Tras un pasado puramente industrial, focalizado en localidades como Barakaldo y Sestao principalmente, la comarca ha sabido dar un giro a su futuro desarrollo apostando por sectores como el comercio o el turístico. Santurtzi, Potugalete, Barakaldo y Sestao están sacando partido a todos sus atractivos. De esencia puramente marina, Santurtzi no ha olvidado su pasado pesquero albergando muchas muestras como la Cofradía de Pescadores, el puerto pesquero o el Paseo Marítimo Reina Victoria. La Casa de Venta de Pescado es también uno de ellos, instalado para honrar la memoria de los arrantzales, el cual alberga además de la lonja, sala de subastas, restaurante y oficina de Turismo, el Santurtzi Itsasoa Museoa.

Pero además de la zona marítima, Santurtzi tiene muchos monumentos que admirar. Entre otros destacan la iglesia de San Jorge, el ayuntamiento, edificio de principios del siglo XX con dos curiosas cúpulas cubiertas de pizarra negra y vidrieras en su escalinata interior, el palacio Oriol, de estilo residencial, y el monumento a la virgen del Carmen, patrona de Santurtzi. Cada 16 de julio los pescadores llevan a hombros la figura de la virgen en una emotiva procesión que rinde homenaje a los arrantzales fallecidos.

Otro elemento a destacar en el paseo de Iparraguirre es el monumento a la Sardinera. También es digno de resaltar el curioso museo de esculturas de Santurtzi, un museo al aire libre que cuenta con catorce esculturas expuestas en diversas zonas del pueblo. Artistas estatales e internacionales han donado sus obras para disfrute de todo aquel que las quiera admirar mientras pasea.
 

Portugalete

Es el segundo de los municipios de Ezkerraldea con un claro potencial turístico. Reflejo de ello es su Casco Histórico, declarado Conjunto Monumental o la basílica de Santa María, con su magnífico retablo renacentista que alberga en su interior un pequeño Museo de Arte Sacro.

Pero sin duda, Portugalete es internacionalmente conocida por el Puente Bizkaia. Se trata de la imagen más famosa del municipio. Inaugurado en julio del año 1893, la construcción sintetiza a la perfección lo funcional con lo arquitectónico. El 13 de julio de 2006 el Puente Bizkaia fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO. Símbolo de la tradición cultural vinculada a la elaboración y utilización del hierro vizcaino, esta construcción es un testigo directo de la historia de la ría del Nervión, de sus pueblos y de sus gentes. Entre sus elementos más significativos está la barquilla, plataforma móvil suspendida sobre la ría, que permite el transporte de personas y vehículos entre las dos orillas del Nervión, así como la pasarela peatonal, la cual hace posible recorrer el Puente Bizkaia sobre una altura situada a unos 60 metros, desde donde disfrutar de unas maravillosas vistas panorámicas.

Portugalete forma parte además del Camino de Santiago, en su Camino del Norte declarado el 5 de julio de 2015 por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad. El Camino recorre el casco histórico y la arteria principal del Portugalete moderno. La localidad dispone de un albergue municipal para los peregrinos.

Frente a estos dos municipios, Barakaldo está tratando de sacar provecho a su rico patrimonio industrial con la instalación de zonas verdes y edificios históricos, sin olvidar a una de las infraestructuras más populares, BEC, sede de la mayoría de los grandes conciertos y eventos en Bilbao, desde los empresariales hasta los deportivos.

La Finca Munoa, un impresionante palacete afrancesado de 1860, también se ha puesto en valor, acogiendo el único Jardín Botánico de Bizkaia. También desde el barrio del Regato, el más verde de Barakaldo, se puede acceder a diferentes montes como Peñas Blancas y Argalario.

En el caso de Sestao, el sector naval y siderúrgico, junto con la metalurgia, la química o el sector eléctrico, han marcado la vida del municipio a lo largo de la historia. Como vestigio de las desmanteladas instalaciones de Altos Hornos de Vizcaya, hoy en día se puede visitar uno de sus hornos altos, declarado monumento histórico por el Gobierno vasco.

Dejando a un lado su industria, en Sestao destaca el Parque de la Iglesia en cuyos jardines está plantado un roble descendiente del propio Árbol de Gernika, o la Iglesia de Santa María, uno de los enclaves más bellos del municipio.

Entre los espacios verdes que alberga están el Parque de Markonzaga, el Parque de las Camporras y el Parque de la Benedicta.