Un panorama reconocible

La zona baja de la tabla de la ACB alberga ya a los inquilinos predecibles, entre ellos el Bilbao Basket

03.11.2021 | 00:22
Ludde Hakanson defiende un intento de penetración de Sylvain Francisco.

Transcurridas las ocho primeras jornadas, prácticamente una cuarta parte de la temporada regular, el ecosistema de la Liga Endesa va ajustándose a un panorama reconocible. Todavía queda absolutamente toda la tela por cortar, tanto por arriba como por debajo, pero la visualización de la tabla clasificatoria, aunque con matices y salvedades, ofrece ya un escalafón que se ajusta bastante a lo que podía esperarse a priori. Por arriba, rozando el pleno de éxitos y sin que casi nadie les haga sombra, el invicto Barça y un Real Madrid que solo ha dejado escapar un partido (ante el Gran Canaria). Por debajo, el típico lío de prácticamente todos los cursos. Ocho jornadas no suelen dar para que ningún contendiente se descuelgue aún, pero la identidad de los inquilinos que habitan a día de hoy en el sótano de la tabla, entre ellos el Surne Bilbao Basket, no difiere mucho de lo que podía esperarse por potencial económico y deportivo cuando se lanzó el primer balón al aire y de los que probablemente se batirán el cobre hasta las últimas fechas para tratar de evitar el descenso.

El pasado ejercicio se saldó con el pasaporte para la LEB Oro del Acunsa GBC y un Movistar Estudiantes que se despeño en la última jornada mientras los hombres de negro celebraban una meritoria salvación in extremis. Por delante de ellos la clasificación bajó el telón con el Casademont Zaragoza 14º, el Monbus Obradoiro 15º, el Urbas Fuenlabrada 16º, el Coosur Betis 17º y el conjunto vizcaino 18º. Transcurrido el primer mes y medio de la campaña 2021-22, estos mismos cinco equipos cierran hoy en día una clasificación muy alborotada en esa zona baja pero que ofrece ya pistas claras de por dónde pueden ir los tiros en la pugna por la supervivencia. De hecho, incluso el orden actual sería prácticamente calcado al cierre del anterior curso, con la permuta entre los de Álex Mumbrú y los de Joan Plaza, últimos por cuestiones de basket average. Ambos cierran, junto a los madrileños, la clasificación con un balance de dos victorias y seis derrotas, mientras que los aragoneses y los gallegos llevan un 3-5 junto a conjuntos que están claramente por debajo de lo esperado en este arranque competitivo (Bitci Baskonia y Unicaja) y otros con potencial teórico para no pasar apuros (Morabanc Andorra y Hereda San Pablo Burgos). Solamente el recién ascendido Río Breogán, magnífico con cuatro victorias ya en el zurrón y séptimo, escapa de los equipos que podía pensarse que iban a moverse en la zona caliente.

Las distancias no son en absoluto grandes (dos victorias entre el séptimo clasificado y el último) y una temporada regular da para muchas rachas y altibajos, pero ya hay indicios sobre el entorno directo que puede envolver al Surne Bilbao Basket en su objetivo de mantener la categoría y, salvo lógicos matices, no es absoluto sorprendente.

Tavares, MVP de octubre


Por otro lado, el Surne Bilbao Basket trabaja ya en la preparación de su próximo partido, una cita de máxima dificultad pues el domingo (20.00 horas) deberá visitar al Real Madrid. Su pívot Walter Tavares fue designado ayer martes MVP de la Liga Endesa en el mes de octubre gracias a sus 20,2 créditos de valoración. Sus promedios en esos cinco partidos (balance de 4-1 para los blancos) fueron de 11,6 puntos (brutal 74,1% en tiros de dos), 6,8 rebotes, 2,6 tapones y 1,8 asistencias.

noticias de deia