Alavés 0 - 0 Athletic

Atasco del Athletic ante el Alavés antes de la Supercopa

A las puertas de defender título en Arabia Saudí, el Athletic no pasa del empate frente al Alavés en un encuentro gris en el que les faltó brillantez en ataque para ganar el derbi

10.01.2022 | 00:27
El derbi destacó por su intensidad y por la falta de brillantez.

El Athletic volvió a las andadas, retrocedió algunas semanas en el tiempo, echando al traste las buenas sensaciones que ha venido dejando en sus últimos compromisos, con mención especial al reciente derbi frente a Osasuna. Las buenas ideas con el balón que han exhibido últimamente se quedaron en buenas intenciones. Poco más. Frente al Alavés tampoco hizo aparición el acierto goleador que ha acompañado al equipo en los últimos encuentros. Faltó atrevimiento, ese que sí demostró Oihan Sancet en su casa siete días atrás, pero que no tuvieron ni él ni Raúl García en dos buenas acciones en las que prefirieron pasar a disparar. Y sin claridad en los metros finales este equipo pierde muchos enteros. Baja su nivel y se convierte en uno bastante más vulgar. En definitiva, que así le cuesta un mundo ganar. Y no lo hizo ante el Alavés, un equipo que arrancó la jornada en puestos de descenso, de los que salió gracias al punto cosechado en el derbi. Lo de los enfrentamientos del Athletic contra equipos de la parte baja de la clasificación da para película de terror. Hasta el punto de que únicamente ha ganado uno de sus diez últimos partidos frente a equipos que estaban en posiciones de descenso.

Las mejores imágenes del Athletic - Alavés. Fotos: Pablo Viñas

Repitió once Marcelino García Toral. Una decisión a todas luces lógica. Una máxima dice que lo que funciona no se tiene que tocar. Y así fue. El buen rendimiento global ofrecido por todos los futbolistas en el derbi del pasado lunes ante Osasuna invitaba a no modificar nada, por mucho que Nico Williams se empeñara en ponerle las cosas difíciles a su entrenador con su gran actuación en Copa frente al Mancha Real. Pero se ve que el asturiano quiere recuperar para la causa a Alex Berenguer. Es lógico, pues el calendario se ha condensado en este arranque de año y el técnico querrá tener enchufados a cuantos más futbolistas le sea posible, pero no estaría de más que el que fue el máximo goleador del equipo el curso pasado ofreciera una versión más regular. Ayer domingo desperdició una buena ocasión para dar un golpe sobre la mesa.

Imaginar por dónde habrían ido los derroteros del encuentro sin la temprana lesión de Unai Vencedor, el más destacado del equipo en la zona ancha en los últimos meses de competición, sería un ejercicio de ciencia ficción, pero se dio y no hay vuelta atrás. Fueron otros los que tendrían que haber dado un paso adelante y no lo hicieron. Oier Zarraga, su sustituto, entró enérgico al partido, pero no estuvo muy acertado. E Iker Muniain, que quiso abarcar mucho terreno, se perdió en sus errores, aunque dejó algunos momentos de brillantez que murieron en la orilla. Desaparecido Iñaki Williams, sin alternativas en ataque, la única luz la puso Sancet, pero estuvo muy solo.

No tuvo un guía el Athletic en medio de la lluvia, que no cesó en los 90 minutos. Se le ahogaron las ideas al conjunto rojiblanco en el momento menos indicado, a las puertas de las semifinales de la Supercopa que se disputará entre el miércoles y el domingo en Arabia Saudí.

Al país asiático se desplazará mañana martes el Athletic para defender el título logrado un año atrás en Sevilla y lo hará con unas sensaciones extrañas. No es para menos. Si ante el Betis y Osasuna –obviando la derrota frente al Real Madrid y dejando a un lado el choque copero contra el Mancha Real– se intuyeron cosas muy positivas, estas no tuvieron continuidad ayer domingo. Lo más positivo es que después de cuatro partidos de liga seguidos encajando un gol, Unai Simón pudo dejar su portería a cero. Lo de acercarse a Europa será cuestión de otro día.

La cifra

1

Son las victorias cosechadas por el Athletic en sus diez últimos enfrentamientos ante equipos que ocupaban puestos de descenso. La tónica del equipo es preocupante cuando se mide a los conjuntos más débiles de la categoría. Ha cedido demasiados puntos que le vendrían bien para luchar por Europa.

noticias de deia