La decisión de renovar a Dani García

El centrocampista se ha asentado como uno de los fijos de Marcelino en el curso en que expira su contrato con el Athletic, que ya estudia su caso tras renovar a Yuri Berchiche

11.10.2021 | 00:12
Dani García protege el balón en una acción del encuentro frente al Mallorca en San Mamés.

La primera plantilla del Athletic regresa hoy al trabajo después de gozar de dos jornadas de descanso y lo hace también sin que se haya oficializado aún el aplazamiento del partido que el próximo fin de semana debería disputar el conjunto rojiblanco en el Santiago Bernabéu frente al Real Madrid, que aboca a los leones a permanecer 22 días sin competir, un parón que podría generar un cierto lastre de cara al siguiente compromiso frente al Villarreal, el sábado 23. Un encuentro en el que se espera en el once inicial del colectivo de Marcelino a Dani García (Zumarraga, 24 de mayo de 1990), un futbolista de los llamados de equipo, de esos que no brillan por una cualidad específica. El centrocampista es uno de los cinco rojiblancos –Ander Capa, Óscar de Marcos, Mikel Balenziaga y Jokin Ezkieta, son los otros cuatro– que finalizan contrato el próximo 30 de junio, además de Raúl García, aunque este cuenta con la opción de prolongar un año más su relación en función de cumplir unas determinadas variables.

El caso Dani García está en la agenda de Rafa Alkorta, director deportivo del Athletic, a quien también le toca manejar los de sus compañeros, con mención especial al de Capa, desaparecido en los planes de Marcelino en lo que va recorrido de curso cuando se conoce que el jarrillero no ha aceptado la oferta de renovación del club, que solo le ofrece una campaña más. Alkorta y la Junta Directiva que preside Aitor Elizegi están pendientes, entre otros matices, de la Asamblea de Socios Compromisarios del día 23, en la que se somete unas cuentas deficitarias y en las que el gasto en la plantilla vuelve a crecer. La situación económica inquieta en Ibaigane precisamente cuando se entra en año electoral, por lo que los movimientos en torno al futuro de ciertos futbolistas se encuentran en stand by, aunque no ha ocurrido lo mismo con Yuri Berchiche, renovado la semana pasada. Por ello, Dani García está a la espera de conocer su porvenir.

El guipuzcoano es uno de los fijos de Marcelino, un rol que acentúa su relevancia y que le ofrece incluso una situación de fuerza para ganar posibilidades de firmar un nuevo contrato. No en vano, Dani García, con 116 partidos oficiales con el Athletic a sus espaldas, ha participado en las ocho jornadas consumadas hasta la fecha, en siete de ellas como titular, y se ha convertido en una pieza muy importante en el entramado del técnico rojiblanco, que le considera el ancla en la medular junto a Unai Vencedor, también favorecido por la salida de Unai López. Su protagonismo ha ido a más desde la llegada del asturiano al banquillo bilbaino y el de Zumarraga, conocedor de ser uno de los leones sobre los que más se pone el foco en sus prestaciones, le ha correspondido con una regularidad que ha seducido a Marcelino pese a algunas dudas que proyectó durante la pasada campaña, en la que fue víctima de las continuas modificaciones del asturiano a la hora de elegir por la pareja en la zona ancha.

Dani García, que finalizaría su actual contrato en caso de no prolongarlo en el tiempo con 32 años de edad casi recién cumplidos, es uno de esos futbolistas que no se esconden ni dentro ni fuera del césped. Consciente de sus virtudes y defectos, se trata de un jugador que prioriza la eficacia a la vistosidad, es cumplidor, todo un estajanovista y aporta músculo competitivo a la hora de interpretar la letra pequeña de los partidos, aunque el matiz creativo no es precisamente una de sus cualidades más valiosas. También es objeto de las más feroces críticas en ciertas actuaciones y él mismo ha reconocido en algunas intervenciones públicas que se ha llegado a decir de él que no es un jugador de Primera División, categoría en la que atesora una tarjeta de 237 encuentros a lo largo de una carrera deportiva en la que ha tenido que chupar mucho barro para llegar a la élite, después de pasar, tras su etapa juvenil en Zubieta, por el Alicante, Getafe B y el Eibar, en Segunda B, y reafirmarse ya en el conjunto armero, en el que dio el salto profesional y desde el que recaló en el Athletic. El de Zumarraga sabe que en el fútbol se pasa del blanco al negro en un abrir y cerrar de ojos, y le toca esperar una decisión de Ibaigane.

la cifra

593

sus minutos esta liga

Dani García es el sexto jugador más utilizado por Marcelino en las ocho jornadas disputadas, lo que retrata el rol del de Zumarraga.

noticias de deia