Athletic 1 - 1 Valencia

Sancet no atina en punta

La actuación del navarro en su primera titularidad en liga con Marcelino quedó condicionada por un error ante Jaume Doménech en una acción clarísima de gol. Volvió a jugar en punta, lejos de su mejor posición, el centro del campo

08.02.2021 | 01:10
Oihan Sancet dispara a puerta ante Jaume Doménech.

TAL vez sea por la obcecación de Marcelino García Toral de no mover ni un ápice su esquema, ese 4-4-2 casi invariable que fue su santo y seña en sus etapas en el Recreativo o en el Racing de Santander, pero también en el Villarreal o el Valencia. Y que parece serlo ahora en Bilbao. Un sistema que obliga a que varios de los futbolistas de la plantilla del Athletic se vean obligados a actuar en posiciones que no son las que se presuponen mejores para sus cualidades, hecho este que llama poderosamente la atención en el caso de Oihan Sancet. Tal vez sea por ello o porque el ritmo de juego de Primera División aún le quede algo grande, pero el navarro, titular el domingo, desaprovechó no ya solo una ocasión de oro para haber puesto el 2-0 en el marcador que habría sentenciado el partido, sino también una bonita oportunidad para dar un golpe sobre la mesa. A su favor, eso sí, hay que apuntar que aún no ha tenido la oportunidad de actuar en su posición natural, ya que ni es media punta, puesto en el se desempeñó a las órdenes de Gaizka Garitano, ni delantero o segundo punta, que es la posición en la que le está dando minutos Marcelino García Toral. Sancet llegó a Lezama como centrocampista y es en esa demarcación donde apenas se le contabilizan un puñado de minutos desde su debut como león en agosto de 2019.

El del domingo, frente al Valencia, fue su primer partido de liga en el último mes, el primero a las órdenes del técnico asturiano, quien, eso sí, le dio la titularidad en los encuentros de Copa ante el Ibiza y el Alcoyano. En ambos, como el domingo, actuó en punta, lejos de su hábitat natural, pero en ambos se quedó en el vestuario al inicio de la segunda mitad. En la cita ante el conjunto ché Marcelino le mantuvo casi 70 minutos sobre el verde en una actuación que tuvo un poco de todo pero que estuvo irremediablemente condicionada por su falta de acierto ante Jaume Doménech. Controló un buen balón servido por Iñaki Williams desde la izquierda, pero en lugar de levantar la cabeza, miró solo al balón y chutó contra el portero, aunque este también puso mucho de su parte sacando una muy buena mano.

Las mejores imágenes del partido. Fotos: Oskar M. Bernal

Es muy probable que aún hoy siga dándole vueltas a lo que pudo haber ocurrido si su lanzamiento en vez de ir al lugar que ocupaba el guardameta valencianista lo hubiese dirigido a alguna otra parte. De ser así, aunque no se trata más que de un ejercicio de ficción, es posible que el Athletic se hubiera hecho con los tres puntos, lo que le habría permitido acercarse un poco más a los puestos europeos, de los que le separan diez puntos. Quedan muchos aún en juego, pero encontrar regularidad en liga se antojará vital para que el conjunto rojiblanco esté metido de lleno en la pelea por acceder a la Europa League en el tramo final del campeonato.

Para ello, en un calendario tan cargado, con la doble cita de semifinales ante el Levante entre ceja y ceja, la aportación de futbolistas como Sancet y otros muchos se antoja vital. Al navarro se le pide un paso al frente, tirar de una vez por todas la puerta abajo. El domingo dejó detalles de la mucha calidad que atesora en sus piernas, se ofreció en tres cuartas partes del campo, pero perdió la posesión en numerosas ocasiones. No terminó de sentirse cómodo. Especialmente llamativo fue su error en una buena contra iniciada por él mismo en la que no acertó a conectar con Williams.

20 años, 35 partidos, una lesión...
 

Está por ver ahora qué continuidad tiene Sancet en el equipo. Un futbolista que es muy joven aún, cumplirá 21 años el próximo 5 de abril, y que en dos temporadas ha participado ya en 35 encuentros. Atrás dejó, entre finales de 2018 e inicios de 2019, una gravísima lesión de rodilla que le tuvo apartado de los terrenos de juego durante algo más de seis meses. Superó aquel largo bache, regresó a jugar con el Bilbao Athletic y pocos meses después se ganó ser jugador del primer equipo de pleno derecho. Por lo pronto, la afición ansía verle actuar en la demarcación en la que tanto destacó en su etapa como cachorro, pero de momento ni Garitano ni Marcelino parecen haberle visto capaz de actuar ahí, en el centro del campo. Mientras siga jugando en punta, como segundo delantero, será difícil ver su mejor versión.

noticias de deia