Cierre de filas en el Athletic tras el caso Llorente

La crisis por el caso Llorente no origina dimisiones en la junta, que rebaja la división a divergencias a escasas fechas de la asamblea

08.10.2020 | 01:06
Aitor Elizegi, durante la comparecencia del martes de Rafa Alkorta en San Mamés.

El caótico episodio vivido durante la jornada del lunes en el seno del Athletic no ha dejado en buen lugar a la entidad, que sale mal parada en su imagen de puertas afuera. El frustrado intento de fichar a última hora y con las prisas pertinentes a Fernando Llorente, que continúa ligado al Nápoles como mínimo hasta la apertura de la ventana invernal, no hace más que acentuar la crisis deportiva por la que atraviesa el primer equipo, la visibilidad de una supuesta fractura dentro de la Junta Directiva presidida por Aitor Elizegi, cuestiona la gestión de la dirección deportiva y la del propio presidente rojiblanco, quien comparece este mediodía ante los medios de comunicación y donde le toca ofrecer su versión de los hechos, al margen de tratar otros asuntos también trascendentales para el club, tanto en el capítulo económico como en el social. La comparecencia de Elizegi, que estará acompañado por gran parte de su Junta, se intuye larga, aunque el mensaje que proyectará versará sobre un cierre de filas con la finalidad de atajar en la medida de lo posible un trance que puede generar daños colaterales a escasas tres semanas de la celebración de la Asamblea General de Socios Compromisarios, que no debería extenderse más allá del próximo día 31, según establecen los Estatutos del club.

Las fuentes consultadas por este diario se refieren a una relativa calma dentro de la institución una vez superada la tormenta que se levantó el lunes y que desveló un esperpento que apenas tiene parangón en la historia moderna del Athletic, aunque sí se han conocido momentos de cierta tensión en anteriores juntas directivas, pero quizá no con la intensidad de la presente. Emergen las polémicas durante el mandato de Fernando García Macua, como la criticada gestión del reparto de las entradas de la final de Copa de Mestalla, las salidas a mitad de legislatura del vicepresidente, Joseba Intxaurraga, y varios directivos más, la de Luis Solar, director deportivo; el motín protagonizado por otros directivos durante la reforma de los Estatutos. Tampoco se salvó Fernando Lamikiz, el antecesor de García Macua, con la destitución en pretemporada de Javier Clemente como entrenador, el caso Iban Zubiaurre, su posterior dimisión tras fracasar sus apuestas por José Luis Mendilibar y Félix Sarriugarte; como tampoco evitó situaciones críticas la Junta de Josu Urrutia, con la marcha por discrepancias de Aitor Larrazabal que propiciaron su dimisión en la cúpula de Lezama, el affaire Llorente€

Los antecedentes expuestos no alcanzaron, sin embargo, la dimensión de un desaguisado que se cocinó en un puñado de horas y que deja señalados a varios nombres propios. La Junta Directiva, aún así, se ha inclinado por cerrar filas en un momento delicado para la entidad, con lo que se descarta la presentación de alguna o algunas dimensiones de miembros del equipo de Elizegi, que debe aún cumplir con la normativa estatutaria de disponer de una Junta compuesta por un número impar de integrantes, cuando en la actual esa cifra se eleva a 16 tras la dimisión de María Tato (que se ha inclinado por la oferta de trabajar en la Federación Española de Fútbol dentro de la sección del fútbol femenino), y designar un sustituto o sustituta que debe ratificar o rechazar la Asamblea, que podría celebrarse en las instalaciones de San Mamés entre los próximos días 26 y 28.

Precisamente, la cercana cita con el órgano soberano del club origina esta paz táctica para paliar la zozobra desatada, según expresan en Ibaigane, donde hablan de "la inexistencia de división interna" y lo reducen a "divergencias nacidas por el debate" que se produce "en muchos temas". De hecho, hoy mismo está prevista una reunión ordinaria de la Junta Directiva en la que esperan hacer causa común de cara a evitar que vuelvan a repetirse esperpentos como el del lunes, al mismo tiempo que se pondrá el acento en el malestar generado por las filtraciones de los supuestos nombres de los directivos (entre ellos, han salido los de Ricardo Hernani, cabeza visible de la comisión deportiva; Itziar Villamandos, de comunicación; Óscar Beristain, también integrante de la comisión deportiva, aunque hay más voces discordantes) que rechazaron emprender el fichaje de Fernando Llorente pese a la petición de un Rafa Alkorta que llegó a contactar con el propio futbolista, lo que ha generado además su punto de malestar en parte de la Junta, por lo que también deja tocada la figura del director deportivo.

Lo cierto es que transcurridas más de 48 horas del lunes negro para el Athletic, Elizegi y su Junta tienen también abierto el frente económico, sobre todo por el importante déficit que genera el impacto de la pandemia del covid-19, por la gestión de las cuotas de los socios y demás conceptos financieros y sociales, que apuntan a una Asamblea caliente desde el minuto cero, aunque será la situación clasificatoria del primer equipo, incluida la dirección deportiva y la presidencia, la que acapare gran protagonismo en la misma.

grada de animación

la plataforma matiza la reunión

Desmentido. Yolanda Montero, una de las cinco representantes de la Plataforma de Afectados Tribuna Norte Baja, desmintió ayer que este grupo de unos 200 socios se hubiera reunido con la Junta Directiva de Aitor Elizegi dos semanas atrás, como se informó el martes en estas páginas, y afirmó que la presencia de esos abonados discordantes con el club acudieron a Ibaigane en calidad de particulares y no en representación de la Plataforma, que, según esta portavoz, "no se ha reunido con el presidente desde hace varios meses, ya que no hay novedades" desde el acuerdo al que llegaron con Elizegi de cara a la anterior Asamblea.

Nueva página web. El Athletic ha lanzado una nueva página web disponible en cuatro idiomas, dedicada en exclusiva al AC Museoa y al Tour de San Mamés, dos activos que permiten a los visitantes a ambos disfrutar de una experiencia única en La Catedral.