La primera piedra de Unai Vencedor

El centrocampista vivió su bautismo como león en el derbi ante Osasuna en un encuentro en el que fue de menos a más y estrelló un balón en el larguero

17.02.2020 | 06:15
Vencedor es objetivo de falta tras un lance con Roncaglia y Oier en el derbi de ayer entre Athletic y Osasuna.

GAIZKA Garitano ya dejó caer en la previa que Unai Vencedor podría ser de la partida en el once inicial y, aunque no fue del todo claro, ya que no acostumbra a dar demasiadas pistas y mucho menos a avanzar nada acerca del equipo que alineará, la baja de Dani García le animó a dar el paso. La lógica, entre otras cosas porque el de Zumarraga no podrá jugar en el partido de vuelta de semifinales ante el Granada, apuntaba a ver a Mikel San José de partida, sin embargo el técnico apostó por la juventud. "Si está entre los 18 convocados puede ser titular, igual que el resto", apuntó el sábado. Ayer, al término del partido aclaró los motivos que le llevaron a tomar dicha decisión: "Tiene fútbol y juega en la posición de seis. Si no está Dani (García) tenemos otros jugadores con otras características. Entre tanto jugador físico que hemos alineado necesitábamos alguien que diera pausa y moviera la pelota y tenía sentido meterle a él".

El centrocampista bilbaino, un fijo en las alineaciones de Joseba Etxeberria en el Bilbao Athletic y uno de los futbolistas más destacados del filial en la primera vuelta, se ha ganado la oportunidad que le llegó ayer. Su nombre sonó con fuerza en verano para realizar la pretemporada con el primer equipo, sin embargo fueron otros los elegidos. Entre ellos, Oihan Sancet y Jokin Ezkieta, los otros dos cachorros en debutar este curso a las órdenes de Garitano. El tercero ha sido Vencedor, que no desentonó para nada en su estreno, dejó detalles interesantes de cara al futuro y disfrutó de la primera gran ocasión de gol del Athletic al estrellar en el larguero un lanzamiento de falta.

El bilbaino supo el sábado que debutaría ante Osasuna y que lo haría, además, partiendo en el once titular. Tuvo tiempo de asimilar lo que hace no demasiado parecía un hecho utópico y jugó con frialdad. Dejó los nervios en casa y en ningún momento le quemó el balón en los pies. Jugó sin excesivas complicaciones, conoció de primera mano la mayor intensidad y el ritmo existentes en Primera en comparación con Segunda B, y fue sustituido cuando el equipo más necesitaba sus servicios. En un cambio que aún hoy resulta difícil de comprender, Garitano le sentó para dar entrada a Ibai Gómez, a quien ubicó en el centro del campo, lejos de su hábitat, la banda.

Sin ningún otro especialista sobre el verde destacado en el golpeo del balón a balón parado, la responsabilidad de ejecutar dichas acciones recayó en Vencedor. En el Bilbao Athletic Etxeberria le tiene fe ciega a su golpeo y, aunque no estuvo del todo fino, mandó tres buenos balones al área, entre ellos el del córner que Iñaki Williams mandó al fondo de la red pero que fue anulado por falta previa de Raúl García sobre el portero Sergio Herrera. Tampoco le temblaron las piernas para lanzar una falta al borde del área y que, tras golpear en la barrera, no acabó en gol de milagro. El larguero repelió el balón y le impidió debutar por todo lo alto, lo que hubiera redondeado una tarde que perdurará para siempre en su cabeza.

la camiseta, a enmarcar A la conclusión del partido atendió a la prensa con la misma frialdad con la que se desenvolvió sobre el césped. Sin titubear. "Me he sentido bien en el partido. He ido de menos a más", reconoció Vencedor. El centrocampista de Rekalde admitió sentirse "contento" por el debut, aunque no pudo ocultar que estaría "más satisfecho" de haber logrado la victoria. A sus 19 años -cumplirá 20 el 15 de noviembre-, vivió una tarde inolvidable y no tuvo ninguna duda de lo que hará con la camiseta de su debut como león y que portó con el dorsal 27 en su espalda: "La enmarcaré en un cuadro y la colgaré en mi habitación".

Unai Vencedor puso ayer la primera piedra de un camino que apunta prometedor. Por lo pronto, parece haber adelantado a Beñat Etxebarria por la derecha, aunque ahora está por ver qué sucede con él, puesto que Dani García estará de vuelta en el derbi del domingo ante el Alavés. El de Zumarraga no estará ante el Granada y ahí sí podría volver a tener una oportunidad. "Ya veremos en Granada, está Mikel (San José) también, al que le tenemos mucha confianza", dijo Garitano. Por delante, el técnico tiene dos semanas largas y dos partidos para preparar la cita de Copa. ¿San José o Vencedor? He ahí la cuestión.