en Tribuna Norte Baja

El complejo proceso de la grada de animación

El club trabaja desde semanas atrás en la ampliación de dicha zona, un procedimiento al que se oponen unos cien socios que estudiarán la posibilidad de pararlo por vía judicial

09.02.2020 | 15:36
Imagen de la Iñigo Cabacas Herri Harmaila, durante el derbi entre Athletic y Real Sociedad del pasado 30 de agosto.

Unos cien socios estudiarán la posibilidad de parar la ampliación de dicha zona por vía judicial

Bilbao - La animación en San Mamés lleva tiempo siendo una preocupación generalizada entre los aficionados rojiblancos, como así quedó demostrado en las últimas elecciones a la presidencia del Athletic, en la que los dos candidatos, Aitor Elizegi y Alberto Uribe-Echevarría, incluyeron en sus respectivos programas medidas para tratar de recuperar el espíritu del viejo campo. De este modo, ambos se comprometieron a realizar distintas acciones para potenciar la grada de animación en caso de salir elegidos en las urnas.

Tras estudiar diversas posibilidades, referidas a la ubicación de la misma, o el procedimiento a llevar a cabo, la Junta Directiva, con Elizegi a la cabeza, se ha puesto ya manos a la obra. Se trata de un proceso largo, que arrancó la última semana de junio con llamadas telefónicas a los socios que se verán afectados en primer lugar, aquellos que se sientan entre las filas 1 y 10 de los sectores 107 y 108 (Tribuna Norte Baja) de La Catedral, y que continúa a día de hoy con diversas reuniones en las que el presidente está explicando -insisten desde el club que si hace falta irá socio a socio- el plan que ya están desarrollando. Una idea que se ha encontrado con un grupo de detractores -en torno a un centenar de socios, como así han hecho saber ellos a DEIA- con asiento en las filas y sectores afectados por la ampliación de la grada de animación ha hecho llegar al club su malestar por diferentes motivos.

Estos fueron recibidos en la tarde de ayer por Elizegi en Ibaigane, donde el máximo dirigente les expuso con todo tipo de detalle el proceso que durante los próximos meses se llevará a cabo y al que ha tenido acceso este periódico. A grosso modo, y atendiendo a lo publicado por el club el pasado 26 de junio, los socios afectados cuentan con cuatro propuestas: "Permanecer en su asiento actual"; "reubicarse con preferencia en un asiento equivalente en el estadio esta misma temporada"; "participar con preferencia en el proceso de cambios de localidad durante las tres próximas temporadas" o "ubicarse en el anillo Sur con un precio especial durante una temporada hasta escoger la localidad definitiva en un plazo máximo de tres campañas". A día de hoy, hay socios que ya han decidido moverse de localidad, otros que no están por la labor y un tercer grupo que aguarda a encontrar su definitivo asiento en el anillo Sur. De estos últimos el club ha recopilado sus perfiles y preferencias para ofrecerles algo acorde a lo que buscan en los próximos meses.

En la reunión de ayer, recibieron más detalles. Así, se les informó que la seguridad ha primado sobre otras cuestiones, motivo este por el que la grada de animación se unificará en el fondo Norte, si bien situarla en la zona Sur habría agilizado su creación -ya que en dicho fondo existen más asientos libres, pero la cercanía con la grada visitante, que no se aconseja mover, lo ha impedido-o que desde el pasado 1 de enero el club ya no permite que los nuevos socios escojan entre los huecos libres de la Tribuna Norte Baja. Una localización en la que el club trabaja ya para agrupar los espacios vacíos, para lo que han contactado con diversos socios con el objetivo de conocer su disposición para moverse unas pocas filas o algunos asientos a derecha o izquierda. A día de hoy, entre las filas 1 y 10 del fondo Norte hay en torno a 350 asientos libres.

El objetivo es que con la ampliación la grada de animación ocupe, además del sector 110, donde actualmente se ubica la Iñigo Cabacas Herri Harmaila, las butacas entre las filas 1 y 10 de la Tribuna Norte Baja, comenzando por los sectores 107 y 108, y que posteriormente se traslade al resto. Así, la grada se aumentaría en unos 2.200 asientos, para contar con un total de algo más de 3.000 localidades, aunque el club también contempla que pueda ampliarse hasta la fila 15.

Una vez concluya el proceso de cambios de localidad, el último paso sería llevar a cabo una pequeña remodelación en la zona de animación para crear un desnivel que permita la correcta visualización del partido de los socios que se sitúen justo detrás de la misma. El estudio realizado indica que se ganarían casi tres metros de altura si la grada de animación alcanza la fila 15, que se sería de algo más de dos metros de quedarse en la 10.

quejas por el proceso El grupo de socios que hizo llegar su malestar a Ibaigane lamenta las formas en las que algunos trabajadores del club se dirigieron a ellos. También la obligación de abonar al instante, en el caso de quienes aceptaron el cambio de localidad, la diferencia entre el precio de una butaca y otra, o la falta de respuestas más concretas a aquellos que siendo de los afectados -los ubicados entre las filas 1 y 10 de los sectores 107 y 108- quieren seguir en su localidad pero no quieren formar parte de la grada de animación.

Asimismo, lamentan que el presidente no cumpla con lo que prometió durante la campaña y recuerdan que a pocos días de las elecciones, al ser cuestionado por la grada de animación, el máximo dirigente asegurara lo siguiente en una entrevista al blog Hora Zurigorri: "Tenemos que hacer un proyecto y presentárselo a la asamblea. Hacer un estudio completo para dejar de hablar de ideas y presentar un proyecto real. Queremos, cuanto antes, llevar un proyecto serio a la asamblea".

Es por ello que ayer mismo, durante las casi tres horas de reunión que mantuvieron con Elizegi en Ibaigane, la plataforma de socios afectados instó al presidente del Athletic a paralizar el proceso y a presentar un plan en la Asamblea de Socios Compromisarios. Ante la más que probable negativa a detenerlo, los socios afectados estarían dispuestos a recurrir a la vía judicial para, en caso de que hubiera algún resquicio, parar la ampliación de la grada de animación. La sensación tras la reunión, tal y como apuntaron a DEIA, fue la misma que antes de la celebración de esta y algún socio constató las dificultades para encontrar una nueva ubicación que les satisfaga. Un problema que atañe especialmente a grupos grandes, a quienes el presidente, eso sí, garantizó que no les dividirá. Los afectados, que reunirán firmas en la previa del partido ante el Alavés, esperan contar con el apoyo suficiente como para que la ampliación de la grada de animación se incluya en un punto del día en la Asamblea.

noticias de deia