Osakidetza arranca este viernes la vacunación a los sanitarios de primera línea

Osakidetza organiza turnos y da prioridad a la 'primera línea' y los de más edad

14.01.2021 | 12:40
Imagen de archivo del acceso a Urgencias del Hospital de Cruces.

Osakidetza ha puesto velocidad de crucero y ha pegado el acelerón definitivo a la Operación Vacuna. Tras el anuncio el miércoles de la llegada de las vacunas de la farmacéutica Moderna, el Departamento de Salud arranca este viernes en el hospital de Cruces la inmunización de los profesionales de Osakidetza. Después de recibir y verificar las primeras 1.400 dosis de Moderna, durante el jueves se estructuró la organización y se dio formación a los sanitarios para administrarlas desde hoy en horario de mañana y tarde, incluido también el sábado.

Está previsto que la mitad de las dosis recibidas (700) se inyecte al personal que trabaja en la primera línea contra el covid, fundamentalmente a profesionales de las Unidades de Cuidados Intensivos. El fármaco de Moderna, el segundo autorizado en Europa, también necesita dos dosis, con un intervalo de 28 días, por lo que se va a seguir la misma estrategia que con el de Pfizer, reservar la mitad de los viales para tener la seguridad de poder administrarlos en una segunda tanda.

Plan de vacunación


En concreto, en el Hospital de Cruces, se comenzará con el personal de UCI aunque el objetivo es priorizar a todos los sanitarios en contacto con pacientes covid como los de Urgencias, Respiratorio, Enfermedades Infecciosas o Medicina Interna, así como Microbiología y Atención Primaria. En el grupo dos, en función del plan establecido, se vacunará al personal que atiende pacientes vulnerables no covid como aquellos que están en las unidades de Oncología, Hematología y con enfermos inmunodeprimidos. Y en el grupo 3 los que atienden al resto de pacientes tales como Dermatología o Alergias. En el grupo cuatro se incluye a otro personal como el de las subcontratas. La entrega de las vacunas de Moderna, cuya efectividad es menor en mayores de 65 años, se llevará a cabo cada dos semanas, hasta alcanzar las 24.900 dosis -que corresponde en esta primera compra a Euskadi- entre enero y febrero. Estas inmunizaciones necesitan para su conservación una temperatura menor que las de Pfizer, entre -20 y -28 grados.

Cuatro semanas


Osakidetza espera que en cuatro semanas estén vacunados los 7.000 trabajadores de la OSI Ezkarrealdea-Enkarterri-Cruces. Incluyendo todos los centros de salud que comprende esta OSI.

Como se recordará, para dar el pistoletazo de salida a su plan de vacunación, Osakidetza ha seleccionado una población diana inicial de 33.000 personas -los residentes de los geriátricos y el personal sociosanitario que les atiende- y 40.000 profesionales del Servicio Vasco de Salud. Algunos de los sanitarios consultados, declararon estar "esperando la vacuna como una gran solución". "Las ganas de ponerse la vacuna cuanto antes son generalizadas", afirmaron. Para ello, se ha ofrecido a los trabajadores de Cruces tres opciones y horas distintas, con el fin de que no se resienta el servicio asistencial. Además de cada servicio y en cada tanda, solo se vacunará al 30% para evitar que algún efecto secundario ( tales como cefaleas, fiebre etc...) genere problemas asistenciales al resto de la población.

Por lo demás, la intención es finalizar la vacunación en todas las residencias (salvo Marcelo Gangoiti en Muskiz que se ha pospuesto tras el brote detectado). También estos días se ha procedido a vacunar en los centros de discapacitados. Y a partir del día 20 se irá suministrando la segunda dosis de forma progresiva.

Reservar el 50%


El anuncio se produce inmediatamente después de que llovieran las críticas denunciando el ritmo lento de la campaña. Ritmo que Osakidetza ha basado en que se debe a su política de reservar el 50% para garantizar la segunda inoculación a todos los vacunados y evitar posibles cortes en el suministro.

Los sindicatos Satse, ELA, LAB, CC.OO., UGT Y ESK criticaron la falta de planificación en el proceso de vacunación y consideraron "propagandístico" que el Gobierno vasco anunciara la administración de las primeras dosis a la plantilla.

La representante de ELA, Esther Saavedra, explicó, que el viernes pasado los representantes de los trabajadores tuvieron una reunión con el departamento de Salud y se les informó de que aún no se había concretado qué tipo de vacuna se iba a poner a la plantilla de la sanidad pública, ni cuándo, y sin embargo ayer ese departamento "decide aprovechar" la llegada de la vacuna de Moderna para su administración al personal sanitario, "de una manera improvisada".

40.000 trabajadores


Para Saavedra, "con buen criterio, se va a aprovechar esa partida que ha llegado, pero son 1.400 dosis para un colectivo de 40.000 trabajadores de Osakidetza", lo que representa una vacunación de 700 personas -son dos dosis por persona- y es por tanto, "realmente excepcional" y "no se puede decir que realmente se esté ya vacunando al personal sanitario" en Euskadi, reflexionó.

Por su parte, el Sindicato de Enfermería (Satse) lamentó que en algunas comunidades autónomas, entre las que citó Euskadi, el ritmo de vacunación contra el coronavirus "siga siendo lento" y no se hayan puesto medidas para acelerarlo. Aseguró que pese a haberse experimentado "un avance en positivo", aún persisten "distintas velocidades" a la hora administrar el fármaco.