Renta de Garantía Ingresos

El Parlamento Vasco tramitará la reforma de la RGI que incluye una renta para pensionistas

La propuesta del PNV, PSE inicia su recorrido en la Cámara con la  abstención del PP y el rechazo de EH Bildu y E-Podemos

09.02.2020 | 07:24
Imagen del pleno del Parlamento Vasco hoy

Inicia su recorrido en la Cámara con la  abstención del PP y el rechazo de EH Bildu y Podemos

GASTEIZ. El pleno de la Cámara autonómica ha aprobado la toma en  consideración de esta proposición de ley, registrada por el PNV y el  PSE-EE,  con el voto en contra de EH Bildu y Elkarrekin Podemos.

A partir de ahora, el texto iniciará el proceso de tramitación  parlamentaria, en el que los grupos podrán modificar, a través de  enmiendas,  los contenidos de la propuesta original presentada por  'jeltzales' y socialistas.

La proposición de ley fija en 659,75 euros la renta máxima  garantizada de la RGI para una unidad de convivencia, unos 15 euros  más que en la actualidad. Los complementos serán mayores si en la  unidad convivencial hay menores en riesgo de exclusión, en el caso de  familias monoparentales, discapacidad o cuando haya víctimas de  maltrato en el ámbito familiar.

Junto a la Renta de Garantía de Ingresos, se plantea la creación  de la Renta Garantizada para Pensionistas, dirigida a aquellos  pensionistas que no dispongan de ingresos suficientes para hacer  frente a los gastos asociados a sus necesidades básicas. La renta  máxima para este colectivo se establece en 784 euros, unos 55 euros  más que lo que perciben con el actual sistema.

Además, se establece un nuevo criterio para actualizar anualmente  la cuantía de la prestación, que ya no estará referenciada al Salario  Mínimo Interprofesional (SIM), sino al denominado Indicador de Gastos  Mínimos Comunes en Euskadi.

UNIDADES DE CONVIVENCIA

Con carácter general, la propuesta establece una única prestación  por unidad de convivencia. Sin embargo, el texto indica que "aun  cuando se resida junto a otras personas en un mismo domicilio, podrán  coexistir unidades de convivencia diferenciadas entre sí cuando se  reconozca la existencia de alguna unidad de convivencia  excepcional".

Podrán tener consideración de unidades de convivencia  excepcionales las víctimas de maltrato en el ámbito familiar, objeto  de desahucio, separación o divorcio, entre otros casos.

Además, la disposición adicional séptima de la reforma recoge el  uso de la huella digital como sistema de identificación de los  perceptores de la RGI. Este apartado de la iniciativa indica que  "Lanbide utilizará sistemas biométricos para la identificación de las  personas usuarias de sus servicios y/o beneficiarias de sus  prestaciones, atendiendo a las especificaciones derivadas de la  legislación de protección de datos".

En el transcurso del debate, la parlamentaria del PNV Amaia Arregi  ha defendido el papel determinante de la RGI para garantizar la  cohesión y evitar la exclusión social en Euskadi, aunque ha  reconocido que es necesario reformar el sistema actual para resolver  "ciertas disfunciones".

Además, ha subrayado que esta es una reforma que requiere del  "máximo consenso" y de un "debate sosegado", y ha lamentado que EH  Bildu y Elkarrekin Podemos rechacen iniciar el debate sobre una  propuesta que incluye importantes "mejoras".

Por su parte, la parlamentaria del PSE-EE Gloria Sánchez ha  invitado a la oposición a alcanzar un acuerdo en torno a esta ley,  con el fin de reforzar la "cohesión social" de Euskadi. La reforma  del sistema de la RGI -ha asegurado- pretende garantizar que reciban  esta ayuda todas las personas que la necesitan, mientras se  establecen medidas para evitar que quienes no la necesitan puedan  llevarse "ni un solo euro" de esta prestación.

"ESTIGMATIZACION"

Desde las filas de EH Bildu, Nerea Kortajarena ha afirmado que  esta reforma tiene algunos elementos positivos, aunque presenta "más  sombras que luces". Además, ha criticado que solo se pueda percibir  una perstación por unidad convivencial y que se ponga "el foco" en el  control y se "estigmatice" a los perceptores, algo con lo que -según  ha denunciado- el PNV y el PP se han acercado al "discurso xenófobo"  del PP, algo que resulta "inadmisible".

Tinixara Guanche (Elkarrekin Podemos) ha denunciado que la única  cuantía "segura" que garantiza esta reforma para los perceptores de  la RGI es de 455 euros, dado que los complementos previstos para  incrementar esa suma de referencia son "de quita y pon". Además, tras  recordar que el fraude en la percepción de estas ayudas apenas supone  un uno por ciento, ha denunciado que con medidas como la huella  digital  través de esta ley se pretenda "criminalizar" a quienes  reciben la RGI.

La parlamentaria del PP Laura Garrido ha explicado que su grupo se  ha abstenido en la votación porque la propuesta del PNV y el PSE es  "imprecisa e insuficiente". Además, ha pedido al PNV y al PSE que  decidan con quién quieren acordar esta reforma, dado que el modelo de  protección social que defiende el Partido Popular "no tiene nada que  ver" con el que plantean EH Bildu y E-podemos. Garrido ha reclamado  un sistema de ayudas "justo" y orientado a la "empleabilidad"