El Govern abre la puerta al tercer grado para los presos del 'procés'

Cree que tras la sentencia del TJUE puede "haber cambios" en el régimen penitenciario de los encarcelados

24.12.2019 | 06:18
La portavoz del Govern, Meritxell Budó, ayer en rueda de prensa.

BARCELONA - La portavoz del Govern, Meritxell Budó, señaló ayer que, tras el fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en el caso de Oriol Junqueras, "puede haber algún cambio" en la clasificación de los grados penitenciarios de los líderes independentistas en prisión, cuyo régimen está en manos de la Conselleria de Prisiones de la Generalitat.

En rueda de prensa después de la reunión semanal del Govern, Budó dijo que contemplan posibilidades como el tercer grado para los presos, quienes en principio iban a estar en el segundo. "Es un hecho evidente que desde la clasificación (por parte de las juntas de tratamiento) se ha producido esta sentencia que pide la libertad inmediata de Junqueras. Pero no haremos valoraciones hasta que desde la Secretaría de Medidas Penales haya un pronunciamiento", dijo Budó.

Las juntas de tratamiento de las prisiones de Lledoners, Puig de les Basses y Mas d'Enric -en las que los presos soberanistas cumplen condena- propusieron clasificar en segundo grado penitenciario a los encarcelados, una decisión que ahora debe ratificar o no el servicio de clasificación de la Secretaría del Govern.

"Las juntas de tratamiento penitenciario han emitido unos informes que posteriormente debe ser validados y se debe dictar una resolución definitiva por parte de la Secretaría de Medidas Penales", recordó la consellera portavoz.

Acto seguido, Budó añadió que en la Generalitat entienden que "hasta el momento en el que no se pronuncie la Secretaría de Medidas Penales debemos esperar para poder hacer una valoración". Aunque, con relación a la sentencia del TJUE, expresó lo siguiente: "Aquí sí puede haber algún cambio".

clasificación discutida La clasificación de los presos en segundo grado por parte de las juntas de tratamiento de las prisiones fue cuestionada en algunos ámbitos del independentismo, que reclamaban que se les otorgara directamente el tercer grado. Fue el caso de JxCat, que defendió el régimen abierto, mientras que Esquerra optó por respetar la decisión de los centros penitenciarios. -