hoy se retoman los contactos

La desconfianza con el PSN determina los pasos en Nafarroa

Tras lo sucedido en Iruñea, la composición de la Mesa del Parlamento será otra examen

09.02.2020 | 06:22
La Mesa en la pasada legislatura con Ainhoa Aznárez (Podemos), Maiorga Ramirez (EH Bildu), Unai Hualde (Geroa Bai), Alberto Catalán y Maribel García Malo (UPN).

Tras lo sucedido en Iruñea, la composición de la Mesa del Parlamento será otra examen

Iruñea - Después de una semana de parón en las negociaciones del PSN con Geroa Bai, Podemos e I-E de cara a formar un Gobierno alternativo a la derecha liderado por Chivite, a partir de hoy se retoman los contactos. Unas conversaciones presididas por la desconfianza y el escepticismo tras la entrega por el PSN a Navarra Suma de alcaldías clave como Pamplona, Barañáin, Burlada, Egüés y Estella. Lo más inmediato es definir el reparto de los cargos de la Mesa del Parlamento foral. Se trata del órgano rector de la Cámara, que actúa bajo la autoridad y dirección del presidente del Legislativo y ostenta la representación en los actos. Es, en definitiva, quien controla el poder organizativo y regulador en el Parlamento navarro. Si los socialistas se obstinan en adjudicarse la presidencia, el consenso se complicará más.

El PSN quiere una mesa donde el Gobierno tenga la mayoría. Es decir, que refleje la mayoría de 23 parlamentarios formada por socialistas, Geroa Bai, Podemos e I-E. Pero para eso hay que dejar fuera a EH Bildu, la cuarta fuerza del Parlamento a la que el PSN mantiene vetada en sus negociaciones. Ahí surgen varios problemas. Por un lado que los socios de la anterior legislatura de la formación abertzale no son proclives a esa exclusión. Y por otro, se impediría una representación plural del hemiciclo en la Mesa y lastraría posibles apoyos de EH Bildu a cuestiones que pueden ser fundamentales durante los próximos cuatro años. En todo caso, lo que es seguro es que esta formación presentará candidatos.

Todos los nombres que figuren para formar parte de la presidencia de la Cámara se votarán el mismo día en que se constituya el Parlamento, el 19 de junio. Habrá tres votaciones: la primera para elegir presidente, la segunda para las dos vicepresidencias y la tercera a las dos secretarías. Si el PSN y el resto de fuerzas de progreso no alcanzan un acuerdo, entonces controlará la Cámara foral Navarra Suma con todo lo que implica. Y es que el presidente del Parlamento es el centro del órgano legislativo. En el desarrollo de su cargo coordina y asegura la buena marcha de los trabajos, dirige los debates y mantiene el orden de los mismos. Además, es quien debe hacer cumplir el reglamento así como interpretarlo en los casos de duda.

Por su parte, los dos vicepresidentes, por su orden, sustituyen al presidente, ejerciendo sus funciones en caso de vacante, impedimento o ausencia. Y desempeñan, además, cualesquiera otras funciones que les encomiende el presidente o la Mesa. Por último, los secretarios supervisan y autorizan, con el visto bueno del presidente, las actas de las sesiones plenarias, de la Mesa y de la Junta de Portavoces. Esta Mesa, en su conjunto, es quien Gobierna el Parlamento, calendariza actividades, gestiona las comisiones, el servicio jurídico de la Cámara, tiene la capacidad de retrasar trámites legislativos y demás cuestiones que le competen al legislativo. Y, además, puede apretar en mayor o menor medida al gobierno de turno regulando y admitiendo más o menos preguntas de control.

importancia de la mesa Así, este órgano tiene una importancia relevante en el devenir de los cuatro años de un ejecutivo. De hecho en la pasada legislatura, tras la ruptura interna de los parlamentarios de Podemos, el resto de fuerzas del cambio se esforzaron para que no quedase rota la mayoría y así impedir que la oposición, entonces UPN y PSN, controlase el órgano presidencial. Del mismo modo se puede extrapolar al Congreso. Allí, Pedro Sánchez ha gobernado los últimos meses con una Mesa controlada por el PP y Ciudadanos que le han retrasado leyes y otros trámites. Tanto que el Gobierno del PSOE ha tenido que aprobar por decreto ley algunas de sus normas más importantes.

Una vez que los partidos decidan cómo se formará la Mesa en la Cámara navarra, si es que consiguen llegar a un acuerdo, será el momento de comprobar si tienen algún sentido las conversaciones para formar un Gobierno alternativo a la derecha. Una opción todavía remota.

noticias de deia