Arabia juzga como terrorista a una defensora de los derechos de la mujer

Lujain al Hazlul, encarcelada desde mayo de 2018, lideró la campaña para reivindicar que las mujeres pudieran conducir

26.11.2020 | 00:29
Lujain al Hazlul.

Las autoridades de Arabia Saudí enviarán ante un tribunal antiterrorista a la destacada activista Lujain al Hazlul, una de las caras más conocidas de la campaña para lograr que las mujeres tuvieran derecho a conducir y actualmente en huelga de hambre desde hace un mes.

Lina al Hazlul, hermana de la activista, ha indicado a través de su cuenta en la red social Twitter que el caso "ha sido enviado ante el Tribunal Penal Especializado", encargado de casos de terrorismo. Asimismo aseguró dicho que durante la vista Al Hazlul "parecía débil". "Su cuerpo se sacudía de forma incontrolable y su voz era débil y temblorosa", manifestó. Al Hazlul inició una huelga de hambre el 26 de octubre para denunciar "malos tratos" y reclamar que las autoridades le devuelvan el permiso para mantener conversaciones telefónicas "regulares" con su familia.

Amnistía Internacional indicó que la activista "puso fin a su huelga de hambre tras dos semanas" debido a que "era despertada cada dos horas por los guardias, día y noche, en una táctica brutal para minarla".

La ONG ha recalcado además que "el traslado del caso al tribunal antiterrorista no la convierte en terrorista", sino que "muestra la brutalidad e hipocresía de las autoridades saudíes, que instrumentalizan el empoderamiento femenino para blanquear su imagen mientras juzgan a activistas bajo cargos falsos".

En este sentido, ha manifestado que "el único resultado justo es la liberación inmediata e incondicional de Lujain" y ha hecho hincapié en que "desde 2011, el tribunal antiterrorista de Arabia Saudí ha sido empleado como un instrumento de represión para silenciar a los disidentes". Al Hazlul, que se ha pronunciado además contra el sistema de los guardianes en el país árabe y que ya hizo una huelga de hambre de seis días en agosto tras cuatro meses sin contacto con su familia, fue detenida en mayo de 2018, semanas antes de que se levantara la prohibición de conducir a las mujeres en Arabia Saudí. La activista ya había sido detenida en dos ocasiones, una de ellas en 2014, cuando estuvo 73 días bajo custodia tras intentar entrar conduciendo en el reino desde Emiratos Arabes Unidos (EAU).