autoak

Devoción por las curvas

08.11.2020 | 01:21
El Serie 4 Coupé entra por los ojos gracias a su elegante figura y conquista mostrando un excelente comportamiento dinámico.

El BMW Serie 4 Coupé embelesa con un diseño sinuoso y con un excelente desempeño deportivo. Programa motores diésel y gasolina de 184 a 374 CV y reclama al menos 48.400 euros

SASTRERÍA fina y sofisticación tecnológica encuentran una complicidad perfecta en el BMW Serie 4 Coupé, soberbio y contenido ejercicio de estilo que origina uno de los deportivos más fascinantes del mercado. La reedición del proyecto lanzado en 2013, que acumula ya más de 800.000 adeptos en todo el mundo, pone en hora un automóvil de formas y maneras exquisitas. La interpretación Coupé, que precede a la Cabrio prevista para primavera, programa de momento una motorización diésel (190 CV) y tres de gasolina (184, 235 y 374 CV). Su tarifa discurre entre 48.400 y 74.300 euros.

Antes de que los SUV dominaran la tierra (más bien el asfalto) y también el mercado, el sueño de cualquier entusiasta de los automóviles era conducir un deportivo, bien cupé o bien descapotable. Así que marcas Premium como BMW, consagradas a dar forma a los sueños, siempre han cultivado esos codiciados formatos de coche, hoy en riesgo de extinción. La firma bávara no elude su compromiso histórico con el público más sibarita y continúa ejecutando con virtuosismo tales propuestas. Las engloba en la Serie 4, catalogación actual de estas declinaciones con envase estilizado de dos puertas.

La entrega que ahora recala en los concesionarios puede considerarse una reinterpretación del Serie 3 contemporáneo. La berlina inspiradora es, por diseño y recursos tecnológicos, un referente más directo que el propio Serie 4 precedente. La nueva remesa del Coupé es ligeramente mayor que la saliente, ya que prolonga unos milímetros todas sus cotas. La que más crece es la eslora, que añade casi 13 cm para alcanzar 4,77 metros. El vehículo adquiere así un porte más atlético que, sin perder esbeltez, transmite sensación de aplomo. Es una impresión real, puesto que el coche gana anchura de vías, al tiempo que rebaja su altura y su centro de gravedad.

El Serie 4 Coupé exhibe una sobria elegancia. Su estilo solo se permite la licencia de un frontal rotundo, vistoso y diferenciador. Lo caracteriza una parrilla prominente, con los riñones que distinguen a la marca de buen tamaño; la escoltan generosas tomas de aire y afinados grupos ópticos led (con opción de luz láser adaptativa) que se prolongan hasta los pasos de rueda.

La cabina ofrece cuatro plazas. Presenta dos magníficas butacas delanteras tipo bucket y un asiento trasero más angosto, moldeado anatómicamente para dos únicos ocupantes; a su espalda se encuentra un portaequipaje de 440 litros. El rasgo interior más significativo de esta edición 2020 es la nueva configuración del salpicadero, que orienta toda la instrumentación hacia el puesto de conducción. El cuadro de mandos virtual que asoma tras el volante se fusiona con la pantalla táctil empotrada en el tablero, a la altura de la consola central; esta última aloja ahora el selector de marchas, el mando giratorio de algunas funciones y el botón de arranque.

Al pulsarlo se activa el motor, que puede ser diésel (420d de 190 CV) o gasolina (420i de 184 CV, 439i de 235 y M440i de 374); en todos los casos se conecta a transmisión automática de ocho relaciones. La elección de una u otra propuesta motriz determina, como es obvio, el temperamento del Serie 4 Coupé. Así, la versión diésel y la inicial de gasolina, que procuran una grata solvencia de movimientos, se adaptan perfectamente a los gustos del público más interesado en la imagen que en las prestaciones puras. En cambio, los sueños de la clientela más carrerista tendrán como protagonista a la poderosa interpretación M440i, única con motor de seis cilindros, que cambia tracción trasera por integral xDrive. Con todo, la alternativa intermedia de gasolina (430i) se perfila como la más equilibrada de la gama de lanzamiento, por precio y por potencia: reclama 4.100 euros más que la básica, pero ofrece unos decisivos 74 CV adicionales.

Las variantes M440i y 420d adoptan sistema Mild Hybrid de 48 V. Incorporan un motor de arranque-generador alimentado por una segunda batería; se encarga de recuperar y almacenar energía de la frenada, para emplearla en apoyos puntuales al bloque térmico (aporta el equivalente a 11 CV extra). Su acción mejora ligeramente las prestaciones; también mitiga el consumo y las emisiones contaminantes lo suficiente para que ambas versiones reciban la etiqueta medioambiental Eco. El sistema de hibridación ligera estará presente también en las mecánicas diésel 430d xDrive (286 CV) y M440d xDrive (340 CV), que llegarán en marzo.