Ocurrió el pasado fin de semana

Pide probar un Mercedes en un concesionario holandés y huye con él a Galicia

Cuenta con un amplio historial delictivo compuesto en su mayor parte por estafas en hoteles y restaurantes

09.02.2020 | 13:37
El logotipo de Mercedes Benz de un coche de exposición en Berlín, Alemania.

Cuenta con un amplio historial delictivo compuesto en su mayor parte por estafas en hoteles y restaurantes

VIGO. Según ha informado este miércoles la Guardia Civil, los hechos ocurrieron el pasado fin de semana, cuando una patrulla de seguridad ciudadana de Sanxenxo se cruzó con un Mercedes conducido por un vecino de la localidad conocido por los agentes por su amplio historial delictivo.

Inmediatamente, los agentes cotejaron la titularidad del vehículo y comprobaron que las placas de matrícula se correspondían con otro de la misma marca, pero distinto modelo, propiedad de un vecino de Noalla.

Los agentes localizaron ayer el Mercedes, que el presunto ladrón tenía estacionado delante de su domicilio en Portonovo.

Según las averiguaciones de la Guardia Civil, el presunto ladrón tiene doble nacionalidad, española y de Países Bajos, y a principios de mes estuvo en un concesionario de vehículos usados en Holanda, donde se interesó por la compra de un Mercedes que pidió probar para enfilar directamente hacia España.

Al llegar a Sanxenxo, para tratar de pasar más desapercibido, le cambió las placas de matrícula por otras españolas que se corresponden con otro turismo Mercedes pero de distinto modelo, propiedad de un vecino de Noalla.

El detenido cuenta con un amplio historial delictivo compuesto en su mayor parte por estafas en hoteles y restaurantes, "simpas", según los describe la Guardia Civil.

En esta ocasión fue detenido como presunto autor de un delito de hurto y otro de falsedad documental y puesto a disposición del Juzgado deInstrucción de Guardia de Cambados, que decretó su libertad provisional con cargos.

El vehículo quedó depositado en las dependencias del cuartel de la Guardia Civil de Sanxenxo, pendiente de resolución judicial para ser recogido por su propietario.