Adrián Pedraja: "La moda es una herramienta para llegar a la interpretación"

Nacido en la barriada malagueña de El Palo, el actor y modelo empezó a ganarse la vida desde muy joven vendiendo pulpos, pelotas de golf y trabajando como cocinero, entre otras muchas profesiones

16.08.2021 | 09:09
Adrián Pedraja ha participado en series como 'Elite' y 'El secreto de Puente Viejo'.

En los últimos años ha participado en algunos capítulos de series tan conocidas como Élite, de Netflix, o El secreto de Puente Viejo, de Antena 3, pero antes de dedicarse a la interpretación, Adrián Pedraja fue modelo y asegura que ambas disciplinas tienen muchas cosas en común.

¿Cómo se definiría usted?
Soy una persona disciplinada y generosa. También, ambiciosa, pero con los pies en la tierra.

¿Cómo fue su infancia?
Un poco dura, porque trabajaba vendiendo pulpos y pelotas de golf que me encontraba por ahí. La verdad es que maduré muy pronto.

En su Málaga natal le llaman el polaco, ¿es cierto?
Sí, al ser rubio y con los ojos azules me llamaban y me llaman el polaco. Nadie me llama Adrián. Si preguntas en mi barrio por Adrián nadie me conoce. A mi hermano le conocen como el hermano del polaco (risas).

Antes de ser actor fue futbolista...
Desde pequeñito mi sueño era ser futbolista. Empecé jugando con seis años en el equipo de mi barrio, el club deportivo El Palo, y con el tiempo he fichado por equipos de Inglaterra, Escocia y Portugal, entre otros. Nunca he querido ser millonario. Lo que he querido es que me aplaudieran o me abuchearan miles de personas en los estadios. Esto lo viví y lo sentí hasta los veinticinco años. A partir de esa edad vi que no iba a avanzar más como futbolista. No tenía ofertas de equipos españoles, solo de equipos de países del norte de Europa y ahí, la verdad, no quería irme a vivir. Así que como mi segundo sueño era ser actor me vine a Madrid a estudiar Interpretación. Todo esto lo he hecho sin dejar de estudiar. He sido buen estudiante y bastante empollón. Tengo aprobado el grado superior de Finanzas y Contabilidad.

También ha sido doble de futbolistas, ¿cómo surgió esto?
Cuando jugaba a fútbol aparecía muchas veces en prensa y en televisiones locales, así que las agencias de moda empezaron a interesarse por mí. Fue a través de estas agencias que me llamaron para hacer de doble de futbolistas profesionales en anuncios. Normalmente, cuando se graba un anuncio en el que aparece un futbolista profesional, este solo está en el set de grabación para los planos de cara. El resto de planos los graba un doble. He hecho de doble de Gareth Bale, Gerard Piqué, De Bruyne, Tony Kroos, Xabi Alonso y unos cuantos más.

Ha trabajado y trabaja como modelo, ¿para qué firmas ha colaborado?
He trabajado para muchísimas marcas, tanto nacionales como internacionales, y he vivido en diferentes países por este motivo: Alemania, Francia, Italia...

Dice que ha estudiado Interpretación.
Sí, en la escuela de teatro musical de María Beltrán, en Madrid, sobre todo en el tema de dicción. Cuando llegué a Madrid tenía un acento andaluz muy marcado y eso es un problema, porque los castings hay que hacerlos con acento neutro.

Dio vida a Adolfo en la serie El Secreto de Puente Viejo de Antena 3, ¿cómo consiguió el papel?
Haciendo un casting, y me sentí tan bien cuando lo hice que pensé que si no me cogían para el papel es que Dios no quería que fuese actor. Y me cogieron. Es verdad que Adolfo tiene muchas cosas en común conmigo. y creo que eso también sirvió para que fuera elegido.

¿Fue duro trabajar en una serie de emisión diaria?
Sí, fue muy duro. Tienes que ser una persona muy ordenada y disciplinada, porque si no, se te va de las manos. A mí me recogían a las seis y media de la mañana y me dejaban en casa a las ocho de la tarde. Dúchate, cena y ponte a estudiar once secuencias para el día siguiente. Para mí fue un máster interpretativo.

También interpretó a un entrenador de colegio en la primera temporada de la serie Élite, de Netflix, ¿no le dio pena que no tuviera continuidad?
En un principio creí que mi personaje iba a tenerla, pero al final el guionista y el director decidieron que no. No me dio pena porque pensé que la serie no iba a dar el pelotazo que dio, pero triunfaron. Me alegro mucho por ello.

¿Algún papel que estuvieran a punto de darle y al final no se lo dieron?
Muchos. En Valeria (Netflix), La cocinera de Castamar (Antena 3), Amar es para siempre (Antena 3), Mar de plástico (Antena 3)...

¿El teatro se le resiste?
El teatro es algo que me da mucho vértigo, pero como me encantan los retos, es una de las cosas que quiero hacer. Y parece que Dios me ha escuchado. Hace un par de meses recibí un e-mail diciéndome que me querían como protagonista para una obra.

¿Qué le gusta más, la moda o la interpretación?
Sin lugar a dudas la interpretación. Para mí la moda ha sido como una herramienta para llegar a la interpretación. Y digo como una herramienta porque la moda también es interpretación. Cuando por ejemplo te pones una chaqueta de motorista para hacer una foto, en ese momento estás interpretando a un motorista. La moda me ha ayudado mucho a la hora de aprender interpretación.

¿Es usted activo en redes sociales?
La verdad es que no uso mucho el móvil. Whatsapp no tengo. Después de la pandemia es cuando empecé a utilizar Instagram, sobre todo porque en los castings te preguntan si tienes redes sociales y cuántos seguidores tienes. A los productores y directores les interesa mucho que seas un buen actor y que tengas muchos seguidores en las redes sociales. Ahora me lo estoy tomando como un trabajo.

¿Suele interactuar con sus seguidores?
Sí, pero cuento lo que quiero contar (risas). Desde mi punto de vista, las redes sociales no te describen. He conocido a gente que pensaba que era de una forma y luego era de otra. Aunque bueno, en mi caso siempre ha sido para bien.

Su madre, Rocío Barrientos, es profesora de baile flamenco y muy conocida en Málaga, ¿qué tal se le da el baile?
Escucho flamenco desde que estaba en la barriguita de mi madre. Durante la pandemia le dije que me enseñara algunos pasos de sevillanas, para ver si tenía ritmo, ¡y vaya si lo tengo! Bailo lo que me echen. No soy el típico que se queda en la barra mirando.

¿Cuánto tiempo dedica a entrenar?
Soy un obsesivo del deporte. Ahora llevo un año y medio con boxeo. Entreno un par de horas al día y me gusta darme caña.

¿Cuida su alimentación?
Cada vez más. Nunca he sido de comer chucherías ni bollería, me sientan mal. Mi familia padece un poco de colon. Pero tampoco soy un obseso de la dieta y si tengo que comer fuera no tengo problema. Y si me paso, luego lo compenso con deporte.

¿Le importa lo que los demás piensen de usted?
Si son críticas constructivas, no. Las escucho. Silvia Marsó, por ejemplo, me dio muchos consejos que los tengo guardados.

Hablando de consejos, ¿cuál es el mejor que le han dado?
La confianza es la clave del éxito. Esto me lo dijo un amigo. Para mí va a misa en todos los sentidos. Confiar en alguien es confiar en ti mismo. 


Pedraja fue modelo antes que actor. 
PERSONAL
Edad: 31 años.
Lugar de nacimiento: Málaga.
Estado civil: Soltero.
Formación: Es graduado superior en Contabilidad y Finanzas. En el terreno interpretativo se ha formado en la madrileña escuela de teatro musical María Beltrán. También ha realizado cursos de entrenamiento corporal, contact y esgrima. 
Carrera profesional: Ha participado en series tan conocidas como Élite (2018) y El secreto de Puente Viejo (2019-2020).
Proyectos futuros: En la actualidad se encuentra realizando castings para series y películas de la plataforma Netflix.
Una virtud: "Tener don de gentes".
Un defecto: "Ser perfeccionista". 
Un vicio: "Comer".
Una afición: "El deporte".
Qué valora de la gente: "Que sea transparente".
Un libro: " El alquimista, de Paulo Coelho".
Una película: " El precio del poder, de Brian de Palma".
Una comida: "El espeto de sardinas".
Una bebida: "El agua".
Un lugar para vivir: Málaga.
noticias de deia