Histórico olvidado

Míster Pentland, el eterno bombín roto

16.05.2020 | 00:15
Míster Pentland, el eterno bombín roto

SI aún se mantiene el hábito de llamarles míster a los entrenadores de fútbol es debido a una costumbre que nació con su figura. No creo que haya un británico más bilbaino que él. Les hablo, por supuesto, de Frederick Beaconsfield Pentland, míster Pentland, para el mundo del fútbol. Había jugado de extremo derecha en varios equipos ingleses (fue cinco veces internacional por su país...) y después se dedicó a entrenar. Era el seleccionador olímpico alemán cuando estalló la I Guerra Mundial. El estallido del conflicto le pilló en Berlín y fue internado en un campo de prisioneros. En él se convirtió en una suerte de presidente del equipo de la prisión y jugó representando a Inglaterra en numerosos torneos entre internos.

Mister Pentland cayó en gracia por su sombrero de hongo, por una pipa, que más tarde sustituiría por unos tremebundos puros y por su lengua de trapo con el castellano. Pero sobre todo por la eficacia de su trabajo. Fue un revolucionario, en particular, la colocación. "Jugador que necesita más de un regate es que está mal colocado", decía al tiempo que proponía el recorte de la delantera de cinco para poblar el medio del campo.

Llegó a Bilbao en 1922 y muy pronto se hizo célebre. "El partido más difícil siempre es el siguiente", decía, en clara demostración de que no había rival que temiese en concreto. Estuvo en el Athletic durante dos etapas (de 1922 a 1926 y de 1929 a 1933), tiempo en el que dejó dos títulos de liga y cinco de Copa, incluidos dos dobletes. Aún se recuerdan, casi un siglo después, resultados tan extraordinarios como un 12-1 sobre el Barça en San Mamés y un 0-6 sobre el Real Madrid en Chamartín, marcadores que jamás se han repetido. Los éxitos eran celebrados por sus jugadores rompiéndole el bombín, ceremonia a la que asistía con impostada y simpática resignación. El paso de Mister Pentlad dejó una intensa huella en Bilbao. Tanto que el Athletic le organizó un homenaje en 1959 en San Mamés en un partido entre el Athletic y el Chelsea. Ya viudo, vivía con una hija casada, tenía 76 años y estaba enfermo. Moriría tres años después. A su fallecimiento en 1962, el Athletic celebró una misa en su honor en el propio San Mamés.

En 2010, al cumplirse ochenta años de los títulos obtenidos por el club vizcaino de su mano, el Athletic organizó una exposición conmemorativa e invitó a la hija del recordado entrenador a realizar el saque de honor antes del encuentro de Liga que le enfrentó al F.C. Barcelona en San Mamés el 25 de septiembre de 2010. Y sigue siendo inolvidable para el club.

Protagonista: Míster Pentland.

Gesta: Llegó al Athletic en 1922 con una revolución bajo el brazo: el pase corto. Su mirada vanguardista cuajó rápido y en 1923 logró el primer título de Copa. En su segunda etapa, a a partir de 1929, logró dos dobletes y otras dos copas más en sendas temporadas en las que logró los subcampeonatos de Liga.