Boris Izaguirre: 'Me cuido mucho, aunque luego en la mesa me pierdo'

07.01.2020 | 10:22
Boris ha quedado cuarto finalista de 'MasterChef'.

Lleva muchos años en el candelero y no le pesa la fama; es más, la disfruta. Aunque ha pasado el tiempo, es producto de un programa que aún permanece en la memoria de los espectadores: Crónicas marcianas. "No es que no quiera recordarlo ni tampoco que no quiera reconocer todo lo que me dio, pero eso ocurrió hace ya veinte años. Crónicas ya no existe y yo sí", dice rotundo cuando se le recuerda su paso por el plató que lideraba Xavier Sardá.

El escritor venezolano ha participado en la última edición de MasterChef celebrity, donde la vencedora ha sido, contra todo pronóstico y como todo el mundo sabe, Tamara Falcó. Cuando se le recuerda que muchos pensaban que sería él, responde riendo: "Gracias. Tuve gasolina hasta donde llegué. Estoy muy contento, figúrate, porque llegué hasta el final, pero Tamara y Félix (Gómez) pisaron el acelerador y tuvieron combustible de sobra. Se lo merecían los dos".

Es la segunda vez que participaba en este talent de gastronomía, dice que le apasiona más comer que cocinar y asegura que está encantado de haber participado, aunque duda mucho antes de ponerse manos a la masa en los fogones de casa. "Disfruto ante una buena mesa, y reconozco que cada vez que vengo a Euskadi me pongo, me pongo? bueno, bueno, es que no tengo límites", asegura relamiéndose ante la comida que le espera al acabar la entrevista.

Está mucho más delgado que cuando se convirtió en todo un personaje televisivo: "No me resisto ante la comida, pero lo que sí es cierto es que luego lo quemo todo haciendo ejercicio. ¿Me ves bien?", coquetea. Y tras la pregunta hace una pose para mostrar lo estupendo que está: "Me encuentro fenomenal. Me cuido mucho, aunque luego en la mesa me pierdo", ríe, y con la mirada rodea el entorno en el que se encuentra, el Mercado de la Ribera de Bilbao, al que define como "un lugar lleno productos exquisitos para hacer platos riquísimos".

Sobre la posibilidad de una tercera vez en MasterChef, no contesta con un no rotundo: "No lo sé, pero me cuesta mucho decir que no a lo que me gusta, aunque si vuelvo, los espectadores pensarán que en el programa no tienen a otro para mandarle a la cocina y no quiero ser el eterno repetidor. Pero no sé, si me lo preguntan otra vez, me lo pensaré. Soy un hombre fácil", ríe mientras desgrana los proyectos que tienen entre manos. Y el primero de ellos es la segunda temporada del programa de La 1 de TVE Prodigios