Fiestas en Alcalá

30.08.2021 | 00:11

HE seguido desde la distancia el debate y los altercados sobre las no fiestas de Euskadi. He sentido vergüenza por el desatino de lo acontecido en Donostia y otros municipios vascos y alivio porque en Bilbao las cosas se hayan desarrollado dentro de cauces más o menos correctos. Ver cómo las televisiones madrileñas metían en el mismo saco los desmanes de los turistas de Magaluf y los disturbios en la parte vieja donostiarra ha sido un auténtico bochorno. Por ello, que la no Aste Nagusia bilbaina no haya generado interés en la prensa estataloide debido a que el comportamiento ha sido más cívico ha sido gratificante. Ocurre que la raíz del problema no es otro que la decisión del Gobierno vasco y los ayuntamientos de no permitir la más mínima celebración oficial y la respuesta de neandertal de los que estaban decididos a no acatarlo, como si fuera el último verano de su vida. En otros lugares, por ejemplo en el Madrid de Isabel Díaz Ayuso, no se han registrado incidentes y el motivo es muy sencillo: se han permitido las celebraciones. Lo vi en directo el sábado pasado en Alcalá de Henares, donde nos sorprendió el bullicio –llegamos a pensar que el municipio cervantino era una meca de las despedidas de soltero de los habitantes de la capital– hasta que nos contaron que eran las fiestas del pueblo. Fue en la oficina de turismo, donde, tras explicarnos que no era posible entrar en la catedral o en la Universidad por el covid, nos animaron a sumarnos a la algarabía del recinto ferial. Cosas de los madriles.

Blogs de Deia
Foros Deia
noticias de deia