Biribilketa

Respuesta de Miss

22.04.2022 | 18:59
Respuesta de Miss

Escucho y leo a Ione Belarra resumir la postura de la izquierda ante la invasión de Ucrania. La secretaria general de Podemos rechaza el envío de armas a los ucranianos porque "la guerra de Ucrania debe terminar lo más pronto posible y la paz y la diplomacia son el único camino". La paz, claro, es el camino contrario a la guerra, ya lo dijo Perogrullo.

Esa conclusión me ha recordado a una peli en la que Sandra Bullock, en el papel de una agente policial inflitrada en un concurso de belleza, acude a la entrevista ante el público. La candidata anterior es preguntada por lo que necesita la sociedad y responde "la paz en el mundo". A la agente, en su turno, la respuesta que le sale es "penas más duras para los violadores". Ante el silencio y el shock de la audiencia, añade: "y la paz en el mundo". Y el auditorio estalla en aplausos.

El nivel de la reflexión ideológica en estos días es similar. La doctrina les dice a algunos que no se envíen armas con las que los ucranianos se defiendan, lo mismo que les dice que no se pongan frenos a la inmigración hacia Europa, que se suspenda radicalmente el uso de energías sucias, que la soberanía alimentaria sustituya a la distribución global o que se garanticen salarios al margen de la productividad y el rendimiento económico de la actividad.

Y yo me sumo al aplauso de los enunciados pero no podría al de las consecuencias. Estas son dejar aplastadas la soberanía y la voluntad del pueblo de Ucrania, hundir el modelo europeo de bienestar, parar la industria, la calefacción y las redes sociales que difunden esa doctrina hasta que se construyan parques eólicos –pero solo donde no estorben, no donde haya viento–, que no haya en Euskadi suministro alimentario para todos o que se nacionalice toda la economía. La vanguardia del materialismo se consuela deseando muy fuerte que las cosas mejoren. Se mancha uno mucho menos.

noticias de deia