Diez años del 15-M: muchas cuentas pendientes

Espíritu de revancha en los recuerdos sobre las movilizaciones de 2011

14.05.2021 | 07:07
Manifestación en Madrid el 15 de mayo de 2011

15 de mayo, diez años redondos ya. Media docena de los amanuenses diestros no han pasado por alto la efeméride. Todavía tienen cuentas pendientes, como van a ver. "Merienda de panteras", titula Julio Valdeón su descomunal diatriba contra el fenómeno en La Razón. Aquí tienen una pequeña muestra: "Llamaron revolución a una merienda de panteras, niños pera y resentidos. Fue abanderada por unos profesores de aluvión, perdidos por los glaciares de una teoría política entumecida en las morrenas teóricas de los años setenta. Para aquellos tipos, medianías con sobredosis de Quilapayún y a sueldo, en algunos casos, del narcocorrido chavista, las constituciones liberales apenas eran panfletos al servicio del mal, ergo el libre mercado, y las revistas científicas con proyección internacional, lo que la Biblioteca de la Pléiade para un novelista de cuarta categoría".

Unas páginas más allá, Pepe Lugo muestra también su desprecio por el movimiento, sin olvidar citar el nombre propio que ustedes imagina: "Una política de gestos apoyada en la consigna y en el sentimentalismo puede servir de refugio a las pretensiones legítimas de la gente, pero se diluye cuando no hay capacidad solvente para la gestión mientras aflora la perversa intención de controlar los mecanismos que sustentan el Estado de Derecho para reducir derechos democráticos. A diez años del 15-M, la imagen de Pablo Iglesias sin coleta representa el fracaso de un experimento que sólo sirve para dar aliento al independentismo nazi, fracturar la izquierda moderna y aumentar la cuenta bancaria de los usurpadores del malestar ajeno". "Una década de nada", es el título.

Curiosa (o no) coincidencia, el título que escoge Javier Caraballo para su columna en El Confidencial es muy similar: "Aniversario del 15-M, 10 años de nada". Lo curioso es que su texto sí va haciendo repaso de algunas cosas novedosas que han ocurrido desde entonces. Total, para acabar así: "Del 15-M español todavía se encuentran en la web algunas páginas de nostálgicos que recopilan las portadas de los periódicos de aquellos días, periódicos de todo el mundo con la foto de la impresionante sentada de la Puerta del Sol de Madrid, el símbolo de todas las demás protestas que se repartieron por España. También conservan los lemas: 'Pienso luego estorbo', 'La primavera ha llegado a Sol', 'No nos representan' (€) Había muchos más, pero sobrecoge uno que decía: 'Vamos despacio porque vamos lejos'. Ya ven, para la memoria, ese era el más lacerante de todos. Porque 10 años después, no queda nada".

Otro que la coge llorona con el aniversario es Manuel Marín en ABC: "Borrachos de ego, lo despreciaron todo con la displicencia del vendedor de crecepelos. Corruptores de sentimientos, estafadores de emociones, arrogantes sin límite. Onanistas de su falso puritanismo. Qué lobotomía tan absurda. Nos engatusaron cuando dieron por inservible nuestro modo de vida, y no fuimos ingenuos, sino imbéciles. Fueron y no son. Tan limpios, tan transparentes, tan peinados ya de domingo, metiendo sus manos en las vísceras. Creyeron ser dioses de mármol y eran espantapájaros. La metáfora destruida de una coleta". Para que no queden dudas del desafecto, el título de la pieza es "Maldito tiempo perdido".

En uno de los entrecomillados de arriba se pasaba del 15_M a Pablo Iglesias. En el que viene a continuación es a la inversa. Tanto monta. Firma Fernando Palmero en El Mundo: "El líder sin escrúpulos que se mostró dispuesto a todo por llegar al poder, lo abandona sin dar explicaciones. Aquel que forzó la legalidad, como acaba de sentenciar el TC, para estar en la Comisión Delegada de Inteligencia, encargada de supervisar la actuación del CNI, lo deja. Se va. Y cuando sepamos las razones últimas de su abandono, podremos entender para qué y cómo llegó a la política. Ahora que se cumplen 10 años del 15-M. Y la indignación ha devenido en resignación".

Sin necesidad de mirar el calendario, también en la cabecera de Unidad Editorial, Federico Jiménez Losantos hace ejercicios de dedo contra lo que llama "La izquierda cursi". Demasiado suave para lo que suele ser habitual. Aunque según va escribiendo, entra en calor: "Las tres tribus comunistas –Podemos, Pudimos y Peceamos– son cursis por dos vías: la universitaria y la levítica de la clerigalla sandinista. El Doctor Bacterio del primer Podemos era Errejón y sus «significantes», «centro irradiador» y «crear pueblo». Su jefe en la banda de la Complu, era Iglesias, otro «sayón con hechuras de bolero» que trata ahora de borrar su ficha policial de contratador de matones podándose el moño y posando con un librito del mismo que lo fotografía y que ya dijo que leyó hace año y medio. Para decaer del todo en Errejón sólo le falta el jersecito de cuello en pico. Y los brackets".

Las cárceles vascas, "en manos del PNV"

Dejamos para el final dos grageas sobre otros de los asuntos de la semana, la firma de la transferencia de la gestión de las prisiones vascas. A la columnera de El Español Gari Durán no le gusta. ¿Argumentos? No pregunten: "Los viernes de acercamiento (otra deuda que se satisface con el sufrimiento ajeno), y a falta de pocos más que acercar, culminan poniendo a los asesinos y a sus cómplices en las amorosas manos del PNV, que nunca antes quiso esas competencias, y ahora sí. Una vez que la suerte de los presos por sedición o por terrorismo está en manos de quienes comparten objetivos con ellos, tanto la sedición como el terrorismo dejan de ser cuestiones de Estado y se convierten en meras etapas de un camino que conduce indefectiblemente a la autodeterminación". Sí, seguro, así de fácil.

"PNV, buen carcelero de ETA", titula Agustín Pery su teórica al respecto en ABC. Aquí tienen su argumentación: "Si hay que evitar que los radicales sean una amenaza para su 'modus vivendi' lo mejor es dejarles sin argumentos, convertirlos en innecesarios, ser en definitiva la solución a sus problemas, abrir y cerrar la celda, conceder a esas alimañas los beneficios y el trato vip que tendrían si en el País Vasco reinara Bildu y no el PNV. Para eso y no para otra cosa anhelaban Urkullu y cía. las llaves de las prisiones, para magrear a la diosa Themis a conciencia y alardear de ello". Confieso que no he entendido ni la mitad. Buen fin de semana.

noticias de deia