Los grandes comercios hacen suyas las tarjetas ‘revolving’ en rebajas

Los usuarios pueden llegar a pagar intereses superiores al 20%

27.06.2021 | 01:13
Las marcas ofrecen estas tarjetas tanto en las transacciones electrónicas como en las físicas.

Madrid – Las tarjetas revolving o de pago aplazado cobran protagonismo en esta campaña de rebajas de verano una vez han sido adoptadas por Ikea, Inditex, MediaMarkt, la Fnac o Worten. Aunque son las entidades financieras las que emiten las tarjetas, y las que deben devolver los importes indebidamente cobrados si la justicia lo determina, grandes cadenas textiles y de calzado, de muebles, de electrodomésticos o de libros las ofrecen a sus clientes con el reclamo de aplazar los pagos a conveniencia del consumidor.

Las rebajas, que en muchos casos ya han comenzado, serán "singulares", señala la Confederación Española de Comercio (CEC), que prevé una mejoría "ligera" respecto a la campaña de 2020 y alerta de que se quedará lejos de las cifras de 2019, ya que la facturación aún podría caer entre un 20% y un 30 % con respecto a ese año. Aunque un informe de Oliver Wyman constata que la pandemia ha acelerado la transformación del sector del comercio minorista hacia la omnicanalidad y han aumentado las compras electrónicas, tanto en las transacciones electrónicas como en las físicas las marcas ofrecen a sus clientes tarjetas de pago aplazado.

Los últimos datos del grupo francés de comercio electrónico Veepee indican que un 61% de españoles gastará una media de entre 100 y 300 euros en las rebajas de este verano, una cifra muy similar a la del año anterior. Y gran parte de ese gasto se sufragará con tarjetas "revolving", hasta hace poco patrimonio de los bancos pero ya generalizadas en gasolineras y en todo tipo de comercios, como El Corte Inglés, MediaMarkt, Worten, Ikea, la Fnac o las tiendas del grupo Inditex.

Desde la plataforma de abogados especializados en reclamaciones de créditos al consumo y préstamos abusivos ReclamaPorMí alertan de que, en ocasiones, y sin que el cliente sea consciente de ello, estas tarjetas pueden ser de pago aplazado e incluir intereses superiores al 20%. El director de Operaciones de ReclamaPorMí, Javier Moyano, asegura que "estos productos financieros esconden una gran trampa para el consumidor, ya que los intereses abusivos que las acompañan hacen que, a la larga, el préstamo inicial sea prácticamente imposible de amortizar".

Varios de los clientes que han acudido a la plataforma de abogados han recuperado, por la vía judicial, miles de euros cobrados en concepto de intereses usurarios. Prueba de ello es que en 2008, un juzgado de Bilbao condenó a la entidad financiera que emitió una tarjeta Affinity Card de Inditex a devolver a un cliente más de 17.000 euros indebidamente cobrados por intereses abusivos desde el año 1994.

Pese a haber pagado religiosamente todas sus cuotas, conforme pasaban los años la deuda no se reducía y apenas había amortizado nada, y al reclamar el cliente advirtió que le habían aplicado intereses cercanos al 30%. El fallo está en línea con lo establecido por el Tribunal Supremo en marzo de 2020, cuando declaró usurario el interés del 27% aplicado por Wizink a una tarjeta revolving al entender que el tipo de interés superaba "en gran medida" el índice tomado como referencia, y era manifiestamente desproporcionado.

Sin embargo, el alto tribunal no consideró ni usurario ni desproporcionado un interés del 20% para estos productos. En otra ocasión, y también a instancias de ReclamaPorMí, un juzgado madrileño condenó a CaixaBank a devolver 4.500 euros de una tarjeta de Ikea a la que se aplicó un interés del 25,59%, destacando que no sólo eran "usurarios y abusivos" los intereses, sino que el contrato adolecía de falta de transparencia pues "es de imposible lectura por el minúsculo tamaño de la letra".

En Bilbao

17.000 euros

a juicio. En 2008, un juzgado de Bilbao condenó a la entidad financiera que emitió una tarjeta Affinity Card de Inditex a devolver a un cliente más de 17.000 euros indebidamente cobrados por intereses abusivos desde el año 1994. Pese a haber pagado todas sus cuotas, conforme pasaban los años la deuda no se reducía y apenas había amortizado nada, porque le habían aplicado intereses cercanos al 30%.

noticias de deia