La Bolsa española registra su peor semana desde el confinamiento

La volatilidad se mantiene en todos los mercados por el frenazo de la economía y la caída del petróleo ante la escasa demanda

25.04.2020 | 10:33
Panel de Ibex 35

bilbao – La Bolsa española ha bajado esta semana el 3,81%, el peor resultado desde mediados de marzo, coincidiendo con el inicio del confinamiento en el Estado, por el retroceso de los mercados internacionales, la caída de la cotización del crudo y el mal comportamiento de la banca y los grandes valores.

El índice de referencia del mercado estatal, el Ibex 35, perdió ayer 132,6 puntos, el 1,97%, y ha terminado la semana en 6.613,9 puntos. En el año retrocede el 30,74%.

En el resto de Europa, Fráncfort ha bajado el 2,73% semanal; París, el 2,65%; Milán, el 1,15%; y Londres, el 0,6%. En Asia, Tokio ha cedido el 3,19% en la semana y Hong Kong, el 2,25%. Wall Street, a media sesión de ayer, sin concluir todavía el ciclo semanal, cedía entre el 2 % y el 3 %, según los índices.

La Bolsa española ha descendido los últimos cinco días a niveles que no frecuentaba desde el comienzo del mes y ha registrado la mayor caída desde la semana que acabó el 13 de marzo, la primera tras la declaración del estado de alerta, cuando bajó casi el 21%, el mayor retroceso de su historia reciente.

Todos los grandes valores han perdido fuelle esta semana: Inditex, el 10,02%, la segunda mayor caída del Ibex en este periodo; Telefónica, el 3,31%; Iberdrola, el 2,87%; Banco Santander, el 2,83%; BBVA, el 2,67%; y Repsol, el 0,57%.

petróleo Por su parte, el precio del barril de petróleo Brent para entrega en junio terminó ayer en el mercado de futuros de Londres en 21,48 dólares, un 0,28 % más que al finalizar la sesión anterior.

Las tensiones entre Estados Unidos e Irán han contribuido a frenar la espiral bajista en la que se hundió el precio del petróleo a principios de esta semana.

Tambíen contribuyó ayer a mantener la estabilidad del petróleo Brent la perspectiva entre los analistas de que algunos productores estadounidenses obtengan facilidades legales para cerrar temporalmente sus instalaciones, a fin de reducir su bombeo. En las estaciones de servicio, la gasolina sigue bajando sus precios.