Ibon Garate, el comodín de Innpala, tiene hambre de txapela

Garate vive el sábado su segunda gran final en Innpala, la primera como delantero

22.10.2020 | 01:13
Ibon Garate, custodiado por Ibargarai, Gaubeka e Ibai Pérez, ayer en Mungia.

"Siempre digo que el frontón Municipal de Mungia está hecho para él. En cuanto coge una pelota cerca del frontis, la desplaza muy bien", dice Ibai Pérez. Se refiere a Ibon Garate, el comodín de Innpala, que ha jugado tanto en los cuadros largos como los alegres durante sus dos temporadas en la promotora palista profesional. El todoterreno de Algorta y el zaguero de Sestao compartirán gerriko el sábado en la final del Urrezko Pala Pro de Mungia frente a los curtidos Esteban Gaubeka y Xabier Ibargarai, a partir de las 17.00 horas. El recinto vivirá un llenazo y ya está todo el papel vendido.

El pelotari de Eskuinaldea tiene hambre de txapela en su segunda gran final en la órbita profesional tras la disputa del cetro de la Liga Kutxabank en enero como zaguero del puntillero de Armintza, actual campeón del Individual. "Empecé un poco con la intriga de cómo iba a andar en frontón largo. En los primeros dos partidos perdí solo por un tanto y tuve buenas sensaciones. Después, estuve dos jornadas consecutivas con Ibai Pérez y gané en las dos", desvela Garate, quien recita que "jugar con él es una gozada, es muy seguro y me quita pelotas de izquierda, quizás mi carencia".

"Por cómo extiendo la pelota, Ibai siempre me dice que este tiene que ser mi frontón. El año pasado tuve peores sensaciones que este, ya que intenté hacer más de lo que debía. Esta campaña he madurado con la herramienta para atrasar más la pelota y no ser tan cabra loca", determina el de Algorta. Considera que existe una "evolución" en su juego. "La pala profesional es complicada", afirma.

Con todo, a pesar de vascular entre las dos posiciones, delantero y zaguero, Garate reconoce que ha mantenido conversaciones con Innpala para fijar su demarcación en los cuadros alegres. "Es lo que más me apetecía", dice Ibon. "Quería encontrar mi sitio", remacha.

Lo que está claro es que Garate cuenta con un guardaespaldas de lujo. Ibai Pérez es el actual campeón –en 2019 no perdió un solo encuentro en Mungia– y únicamente ha hincado la rodilla en un enfrentamiento del presente Urrezko Pala Pro, el último de la liguilla de cuartos de final y por la inoportuna lesión de su compañero, Pablo Fusto. "Cuesta al principio hacerse a la cancha. En el primer partido me sentí cómodo y, según avanzaron las jornadas, aún más. Espero culminar el campeonato con la txapela", explica el palista de Sestao. "Que haya pelotaris nuevos en este tipo de finales quiere decir que hay un gran nivel", confiesa el de Ezkerraldea.

Pese a que Garate e Ibai Pérez finiquitaron la fase regular del campeonato con la vitola de ser los mejores en su demarcación, la experiencia de Gaubeka e Ibargarai podría desequilibrar la balanza del favoritismo hacia el bando colorado. "Va a ser una final dura. Los rivales están muy bien. Ibai es muy incómodo e Ibon está fino, a un gran nivel. Es un buen competidor", destaca el zaguero de Erratzu, quien coincide en que "el partido está parejo y el favoritismo se tiene que muestra en la cancha". La idea es jugar mucho "a bote" y que el navarro imponga su pegada. Por eso se decantaron por cueros más pesados en la elección de material. "Suman mucho. Garate estará apoteósico por intentar lograr su primera txapela grande en profesionales", finaliza Gaubeka, quien aterrizará en Mungia en busca del doblete: Individual y Parejas. Otro aliciente.

Renuevan Gaubeka y Fusto


Por otro lado, Innpala anunció la renovación por una campaña más de Gaubeka y Pablo Fusto, los más veteranos del cuadro.