Peio Etxeberria encuentra el camino

El de Zenotz será de la partida en el Mano a mano de Primera después de superar a Zabala en el Adarraga

09.02.2020 | 00:42

El de Zenotz será de la partida en el Mano a mano de Primera después de superar a Zabala en el Adarraga

Peio Etxeberria  22-11 Zabala

Duración: 45:51 minutos de juego.

Saques: 7 de Peio Etxeberria (tantos 1, 2, 5, 8, 14, 15 y 22) y 1 de Zabala (tanto 4).

Faltas de saque: Ninguna.

Pelotazos: 237 pelotazos a buena.

Tantos en juego: 5 de Peio Etxeberria y 5 de Zabala.

Errores: 5 de Peio Etxeberria y 10 de Zabala.

Marcador: 1-0, 8-0, 8-4, 9-4, 9-6, 15-6, 15-8, 16-8, 16-10, 19-10, 19-11 y 22-11.

Apuestas: Se cantaron posturas de salida a la par.

Incidencias: Partido correspondiente a la previa de la empresa Aspe para el Campeonato Manomanista de Primera de la LEP.M disputado en el frontón Adarraga de Logroño. En el primer partido, Ezkurdia-Ladis Galarza ganaron a Altuna III-Rezusta (16-22). En el tercero, Ugalde venció a Ruiz (22-20).

Bilbao - Peio Etxeberria estará en los dieciseisavos de final del Campeonato Manomanista de Primera. El delantero de Zenotz consiguió ayer el billete en el frontón Adarraga de Logroño frente al neófito Javier Zabala, que asomó incómodo, desnortado y errático, ante un adversario que dio síntomas de mayor presencia física y peso competitivo. El navarro es un año más joven que el riojano, pero acumula una trayectoria más rica en el campo profesional. Etxeberria debutó en noviembre de 2017 y el logroñés apenas suma un encuentro en las filas de Aspe. Se notó. Demasiada diferencia. De hecho, la distancia entre los dos protagonistas de la previa de la empresa de Eibar fue una falla insalvable marcada por el primer toque de corneta. Una tacada de ocho tantos fracturó la eliminatoria sin que hubiera prácticamente síntomas de revuelta. Zabala, que reconoció haber sido superado de cabo a rabo, no fue capaz de alejar a su adversario del frontis, estuvo romo en la elaboración del peloteo, sin dinamita, tuvo problemas en el resto y ni siquiera pudo esbozar razones en el remate. Sin embargo, el logroñés sí que planteó un partido duro (237 pelotazos), siempre negociando a la contra, emperrado en buscar un hueco que Etxeberria no evidenció, sólido con el viento a favor. Así, el de Zenotz arrancará con su nuevo estatus el próximo domingo en el mismo escenario ante Asier Agirre -clasificado el sábado por la baja de Jon Ander Peña cuando iba ganando 12-0-. En el horizonte esperan el único zaguero en la competición, Beñat Rezusta, y el vizcaino Danel Elezkano.

La apertura fue un potro de tortura para Zabala. Afincado en la previa del Manomanista de Primera con un solo choque de experiencia en el mundo profesional, el especialista logroñés sufrió hasta la saciedad. 8-0 para empezar a hablar. Mal asunto. La oportunidad reventó el gesto del riojano, con antepasados de Abadiño. Cuatro saques en ese tramo le pasaron la factura del profesionalismo. "Esto es otra historia", reveló. Etxeberria aprovechó que a su rival le fallaba el aire en el resto y que la chispa le esquivaba la sonrisa. Fue suficiente para establecer diferencias que, a la postre, fueron insalvables.

Inane el látigo de Zabala, Peio concedió algo de oxígeno con dos pelotazos arriba que no cambiaron, no obstante, la tendencia sobre la cancha. Si bien un derechazo significó el tercer cartón del local y un saque minimizó los problemas, Etxeberria anunció tambores de guerra con un buruzgain, que respondió un voleón al txoko de Zabala y un yerro de Peio. A pesar del 9-6, un buen pelotazo largo del zenoztarra rompió la cita. El navarro se puso 15-6 y los problemas del riojano se multiplicaron, incapaz de mandar con la alegría de su pelotazo, desnutrido. Entero el ultzamarra, a Zabala se le hizo cuesta arriba el partido.

Apenas unos fogonazos salvaron al puntillero de Logroño, que consiguió alcanzar el cartón once, pero sufrió ante un Etxeberria más maduro, sobre todo en la segunda mitad de partido. Peio marcó el camino y estará en Primera. Zabala jugará el Manomanista de Promoción y es candidato a todo.