Copa

El Zuazo, obligado a remontar

Las rojinegras caen ante el aula en la ida de la copa y se jugarán su pase a la fase final el 15 de febrero

19.01.2020 | 06:21
June Loidi y Camejo, durante el encuentro de ayer.

Zuazo28

Aula Valladolid31

ZUBILETA EVOLUTION ZUAZO: Sánchez (3), Velasco (3), Hernández (6), Manrique (2), Gil (1), González, Barros (1), Aalla, Loidi (1), Encina (4), Erauskin (1), Bengoetxea (3), De Andrés, Fernández-Agustí (2) y González de Garibay (1).

AULA ALIMENTOS DE VALLADOLID: Sanz, Elba (1), Puertas (8), Grosso, (1) González (1), Nieto (6), Guerra, López (2), Bolling, Teresa (1), Moles (2), Camejo (6), Cuadrado (3), Viloria, Taide y Del Castillo.

Parciales: 1-3, 3-7, 5-8, 8-11, 11-13, 14-15 (al descanso); 16-19, 19-20, 21-22, 23-25, 26-28 y 28-31.

Árbitro: José Antonio Yague y Andrés Peñaranda excluyeron a las locales Manrique y Encina; y a Nieto (2), Camejo y Taide del Aula Valladolid. Incidencias: Unos 650 espectadores en Lasesarre.

bilbao - El Zubileta Evolution Zuazo está obligado a remontar tres tantos si quiere continuar vivo en la Copa y entrar en la fase final de la competición, que tendrá lugar en Málaga del 24 al 26 del próximo abril. El conjunto rojinegro deberá sobreponerse a la merecida derrota sufrida ayer en Lasesarre ante un Aula Valladolid que fue mejor y tendrá que corregir errores de cara al encuentro de vuelta de esta segunda ronda copera, ya que el 15 de febrero le devolverá la visita a las vallisoletanas con el objetivo de darle la vuelta a la eliminatoria.

Y es que el encuentro de ayer tuvo claro color visitante. Desde el saque inicial -que precisamente fue para el Aula- hasta el pitido final, el marcador estuvo del lado visitante y el juego, en las manos vallisoletanas. El Zuazo no se encontró cómodo sobre su propio parqué y eso se notó desde el arranque porque las entradas por Miguel Ángel Peñas salieron con una marcha más y arrollaron al siete inicial propuesto por Joseba Rodríguez. Hasta cuatro goles de diferencia consiguieron las visitantes nada más comenzar. Una distancia insalvable que lastró desde el primer parcial las intenciones rojinegras.

Por eso, el Zuazo se pasó todo el encuentro remando a contracorriente, frustrado por el intento fallido de colocar la igualada en el marcador. La impotencia dio lugar a los nervios y los nervios, a los errores. Pero es que cuando el ataque local llegaba a buen puerto y acababa en lanzamiento, Lulu Guerra aparecía debajo de la portería vallisoletana. Y así, fue imposible.

Mientras, el Aula siguió a lo suyo y, aunque a falta de 10 minutos el Zuazo consiguió maquillar el resultado, las visitantes dieron un último arreón para marcharse a Valladolid con tres tantos de ventaja, una distancia que puede ser decisiva en esta segunda fase de Copa.