Barcelona 2 - Dinamo Kiev 1

La apatía hace sufrir al Barcelona

El conjunto catalán, lejos de su mejor imagen, vence con dificultades a un dinamo kiev que jugó solamente con trece jugadores del primer equipo

05.11.2020 | 11:29
Sergi Roberto trata de marcar ante la defensa de Shabanov en el encuentro que enfrentó al Barcelona con el Dinamo Kiev.

Barcelona 2

Dinamo Kiev 1

BARCELONA: Ter Stegen; Dest, Piqué, Frenkie de Jong, Jordi Alba; Pjanic (Min. 59, Sergi Roberto), Sergio Busquets (Min. 74, Lenglet); Pedri (Min. 82, Aleñá), Messi, Ansu Fati (Min. 74, Trincao); y Antoine Griezmann (Min. 59, Dembélé).

DINAMO KIEV: Nescheret; Kedziora, Zabarnyi, Popov, Shabanov; Buyalskiy, Shepeliev, Andriyevskiy; Tsygankov, Gerson Rodrigues (Min. 71, Carlos de Pena) y Supryaha (Min. 71, Verbic).

Goles: 1-0: Min 5; Messi, de penalti. 2-0: Min. 65; Gerard Piqué. 2-1: Min.75; Tsygankov.

Árbitro: Michael Oliver (Inglaterra). Amonestó a Buyalskiy, por el Dinamo Kiev.

Incidencias: Partido de la tercera jornada del Grupo G de la Liga de Campeones disputado en el Camp Nou a puerta cerrada a causa del coronavirus.

Un Barcelona apático, que pareció no guardar ningún parentesco con el que venció en Turín hace una semana, se impuso por 2-1 a un diezmado Dinamo de Kiev, que consiguió hacerlo sufrir hasta el último instante.

El choque amaneció con la posibilidad del Barça de sentenciarlo en la primera decena de minutos. Pero los de Koeman tan solo aprovecharon una de las cinco oportunidades de gol que generaron en ese periodo, durante el cual el Dinamo de Kiev mostró las carencias provocadas por las múltiples bajas que le dejaron con tan solo trece jugadores del primer equipo.

Aterrorizado por la aparición de Messi dentro del área, el instinto de Popov puso la pierna derecha del central ucraniano de forma desmedida para cortar el avance hacia el gol del argentino. Michael Oliver, el árbitro, mandó el partido al punto de penalti. Nescheret no se quedó lejos de la gloria, pero acertar que el disparo de Messi iría hacia su izquierda no fue suficiente para él.

La inesperada valentía ucraniana cortocircuitó a un Barça que se defendió con Frenkie de Jong como uno de los centrales y que ya no supo volver a llegar con la misma alegría al área rival. Aunque en el minuto 65, el arquero Dinamo Kiev nada pudo hacer para evitar que un centro preciso de Ansu Fati desde la izquierda, que encontró la cabeza de Piqué, se convirtiera en el 2-0.

Parecía la sentencia de un partido en el que el Barcelona tan solo se dedicó a cumplir el expediente, pero a falta de 15 minutos Tsygankov aprovechó el rechace de otra parada majestuosa de Ter Stegen, para recortar distancias. Los últimos minutos fueron puro desconcierto del Barça y el conjunto ucraniano se quedó a un detalle de lograr la proeza.