Cuartos de final de la copa

El campeón se queda fuera

Dos goles de soldado, el segundo en el último suspiro y de penalti vía Var, meten al granada en semifinales

05.02.2020 | 06:27
Saldado celebra su primer gol junto a Vadillo.

GRANADA: Aarón; Foulquier, Vallejo, Germán, Carlos Neva; Gonalons (Min. 85, Yan Eteki), Yangel Herrera, Antonio Puertas, Vadillo (Min. 46, Víctor Díaz); Carlos Fernández (Min. 69, Machís) y Soldado.

VALENCIA: Jaume Domenech; Wass, Diakhabi, Paulista, Jaume Costa; Coquelin, Parejo, Carlos Soler, Ferrán (Min. 68, Guedes); Rodrigo (Min. 87, Florenzi) y Maxi Gómez.

Goles: 1-0: Min. 3; Soldado. 1-1: Min. 40; Rodrigo. 2-1: Min. 94; Soldado, de penalti.

Árbitro: González González (C. Castellano-leonés). Amonestó a los locales Gonalons y Soldado.

Incidencias: Los Cármenes, 16.551 espectadores.

granada - El Granada se clasificó anoche para las semifinales de la Copa al vencer en el Nuevo Los Cármenes por 2-1 al Valencia, que no pudo hacer valer su condición de actual campeón.

Un doblete de Soldado, con el primer gol al inicio del partido y el definitivo en un penalti pitado por el VAR en el tiempo añadido, hizo inútil el tanto de Rodrigo Moreno al filo del descanso y permitió al Granada hacer historia al volver a meterse en las semifinales coperas 51 años después.

A diferencia de anteriores eliminatorias, los dos conjuntos salieron con muchos jugadores titulares.

El Granada salió como un tiro al partido y Roberto Soldado marcó el 1-0 en el minuto 3 tras una buena acción personal, después de haber fallado ya antes otra clara ocasión entre él y Carlos Fernández.

La primera media hora fue frenética, con los dos conjuntos llegando con suma facilidad a las áreas. Foulquier y Yangel Herrera mandaron sendos tiros al palo, mientras que Jaume Domenech evitó goles de Álvaro Vadillo y de Antonio Puertas.

En el Valencia, Maxi Gómez mandó el balón fuera en franca posición para marcar. Cuando el partido estaba más tranquilo llegó el tanto del empate (m.40) al rematar libre de marca un medido centro de Coquelin.

Cuando parecía que el choque se iba a la prórroga, el VAR advirtió en el añadido un penalti por mano de Jaume Costa a la salida de un córner que el árbitro señaló tras ver el monitor y que transformó Soldado para llevar el delirio a la grada.