Liga Santander

No es para tanto

El Villarreal gana con justicia al 'equipo de moda' tras remontar el gol inicial de Willian José y con mucho suspense provocado por el Var

06.01.2020 | 06:23
Imanol Alguacil se dirige al noruego Odegaard en un momento del partido.

Real Sociedad1

Villarreal2

REAL SOCIEDAD: Remiro; Zaldua, Zubeldia (Min. 61, Le Normand) , Llorente, Monreal; Guevara (Min.75, Januzaj), Merino, Odegaard; Portu, Willian José (Min. 70, Isak), Oyarzabal.

VILLARREAL: Asenjo; Mario Gaspar, Albiol, Pau Torres, Quintillá (Min. 60, Alberto Moreno); Anguissa, Manu Trigueros, Iborra, Moi Gómez (Min. 60, Cazorla); Chukwueze (Min. 81, Peña), Gerard Moreno.

Goles: 1-0: Min. 21; Willian José. 1-1: Min. 57; Trigueros, de penalti. 1-2: Min. 72; Cazorla.

Árbitro: Sánchez Martínez (Murcia). Amonestó a Zubeldia, Zaldua, Guevara, Portu, Pau, Alberto Moreno y Albiol.

Incidencias: Reale Arena, 31.538 aficionados.

donostia -El Villarreal remontó el gol en el primer tiempo de Willian José con sendos tantos de Manu Trigueros y Santi Cazorla, este último con intervención decisiva y con suspense del VAR, para confirmar sus excelentes resultados en Donostia, donde solo ha perdido tres veces desde 2003.

El equipo de Javier Calleja se la jugó con un fútbol muy arriesgado ante la Real Sociedad, presionó desde arriba la salida del balón local y dejó muchos espacios en el medio campo, lo que estuvo cerca de costarle muy caro ya a los tres minutos de juego, cuando una combinación de Odegaard con Mikel Oyarzabal dejó a este totalmente solo a Asenjo, pero estuvo impreciso en la definición. El conjunto castellonense no se amilanó y devolvió el golpe de forma inmediata con una combinación entre Quintillá y Chukwueze que el nigeriano no elevó al 0-1 por la afortunada aparición de Monreal.

La resistencia del equipo castellonense cedería a los veintiún minutos de juego, cuando Odegaard filtró un balón a Portu y el centro de este lo remató con habilidad Willian José.

El marcador favorable a los guipuzcoanos no modificó el guion en la segunda mitad, la Real buscaba el segundo y cada recuperación del Villarreal era sufrimiento asegurado para los locales. Así se produjo el gol del empate, precedido de un claro penalti de Zubeldia a Chukwueze que convirtió en gol, engañando a Remiro, Manu Trigueros.

Siguieron las ocasiones para ambos equipos y un gol anulado al Villarreal por fuera de juego metió el miedo a la afición de Anoeta, que volvió a respirar con un disparo al larguero de Merino y a llorar con el gol de Cazorla, que subiría después de mucho suspense, validado por el VAR. La celebración, con retraso, relanzó a los visitantes y noqueó a la Real. - Efe