LALIGA SANTANDER

El Brillo de Las perlas brasileñas

Vinicius celebró su gol con lágrimas y rodrygo hizo el 2-0 con el primer balón que tocó el día de su debut

09.02.2020 | 16:23
GRAF8997. MADRID, 25/09/2019.- Los jugadores de Osasuna se despiden de su afición tras el partido correspondiente a la sexta jornada de Liga en Primera División que Real Madrid y Osasuna disputaron este miércoles en el estadio Santiago Bernabéu, en Madrid

Real Madrid2

Osasuna0

REAL MADRID: Areola, Odriozola, Militao, Sergio Ramos, Nacho, Casemiro, Valverde (Min. 82, James), Kroos, Lucas Vázquez, Vinicius (Min. 71, Rodrygo) y Jovic.

OSASUNA: Rubén, Lillo, Raúl Navas, Roncaglia, Estupiñán, Moncayola, Fran Mérida, Rober Ibáñez (Roberto Torres, m.71), Rubén García, Brandon (Min. 66, Chimy Ávila) y Cardona (Min. 66, Juan Villar)

Goles: 1-0: Min. 36; Vinicius. 2-0: Min. 72; Rodrygo.

Árbitro: Mateu Lahoz (Colegio valenciano). Amonestó a Militao y Nacho del Madrid; y a Lillo y Ávila por Osasuna.

Incidencias: Bernabéu, unos 62.000 espectadores.

Madrid - El Real Madrid se convirtió en líder en solitario de LaLiga Santander gracias a los goles de Vinicius y Rodrygo, sus jóvenes perlas brasileñas, que premiaron la valiente apuesta de Zinedine Zidane por la segunda unidad para infligir la primera derrota del curso a Osasuna.

Zidane ganó una Liga con la segunda unidad. El título que más valora el francés. Por encima de la racha histórica de conquistas de Champions. Y lo hizo con valentía, arriesgando con una segunda unidad que no le falló. Ante Osasuna comenzó a probar la nueva camada. Con ocho cambios en el once que provocaron un riesgo que asume. Sus jugadores necesitan confianza y solo creerán su mensaje si lo cumple dándoles minutos.

La plaga de lesiones madridista provocó que el paso al plan B de Zidane fuese aún más llamativo. Osasuna acudía a la cita con bajas importantes e imitó al Levante con el descaro del que tiene poco que perder en el Santiago Bernabéu. Defensa alta y control en el primer acto. Inquietó con la movilidad de Brandon y las incorporaciones de Estupiñán.

Lo poco que generó el Real Madrid en ataque llegó gracias a acciones individuales. Arranques de Vinicius con ganas de demostrar. Una carrera contra el mundo de Odriozola en la que solo creyó él y a punto estuvo de encontrar el gol en la acción más surrealista. Apuró hasta el fondo y su centro lo remató Raúl Navas contra su propia portería. Solo la agilidad de Rubén, rápido de reflejos, evitó el gol.

Vinicius recibió algún silbido a su descaro, cuando perdió la pelota regateando, y lo compensó con un derechazo desde la frontal que se benefició del toque de la defensa rival para crear una parábola imparable. En su celebración, conteniendo como pudo las lágrimas, sacó a relucir la ansiedad que sufría. Se liberó el brasileño que de golpe, pasó a ser el referente del pasado curso en las jugadas de ataque. En el otro área se estrenaba con firmeza Areola, exhibiendo su poderío aéreo.

Osasuna compitió bien, sintió posibilidades y se lanzó por ellos consciente de los riesgos que corría. Zidane hizo debutar a Rodrygo y encontró el premio con rapidez. Y en su primer balón, como en su día hiciese su compatriota Ronaldo Nazario, marcó.