LALIGA SANTANDER

Osasuna saca jugo al tesón de Chimy Ávila

El equipo navarro arranca un merecido empate en Valladolid y se mantiene invicto en su vuelta a Primera

09.02.2020 | 15:24
Valladolid-Osasuna, en imágenes. Foto: EFE

El equipo navarro arranca un merecido empate en Valladolid y se mantiene invicto en su vuelta a Primera

Valladolid1

Osasuna1

VALLADOLID: Masip; Porro, Kiko Olivas, Salisu, Nacho; Óscar Plano, Míchel (Min. 62, Alcaraz), San Emeterio, Waldo (Min. 62, Hervías); Guardiola y Ünal (Min. 82, Sandro).

OSASUNA: Rubén; Nacho Vidal, David García, Aridane, Estupiñán; Oier, Fran Mérida (Min. 84, Jon Moncayola); Roberto Torres, Rubén García (Min. 74, Rober Ibáñez); Chimy Ávila y Brandon (Min. 74, Adrián).

Goles: 1-0: Min. 64; Hervías. 1-1: Min. 81; Rober Ibáñez.

Árbitro: Munuera Montero. Amarilla a Fran Mérida.

Incidencias: José Zorrilla, 20.670 espectadores.

valladolid - Real Valladolid y Osasuna firmaron tablas en un partido muy igualado que empezaron dominando los blanquivioletas, gracias a un golazo de Hervías de falta directa, pero que el cuadro navarro logró igualar gracias al empeño y entrega de su jugador más destacado, Chimy Ávila, quien dio el pase del gol. El equipo navarro, recién ascendido, aún no conoce la derrota.

Con la máxima intensidad saltaron los dos equipos a un mejorado estadio José Zorrilla, lo que se tradujo en una primera opción de los locales en el minuto 7, con Ünal como protagonista, aunque su disparo se fue por encima de la portería tras una jugada de velocidad propiciada por Waldo.

Osasuna presionó desde el primer minuto y tampoco se quedó atrás a la hora de buscar la portería de Masip. De hecho, pudo inaugurar el marcador hasta en dos ocasiones consecutivas, tras sendas jugadas de recuperación en su área que acabaron con el balón repelido por un poste, primero, a lanzamiento de Chimy Ávila y, después, de Roberto Torres.

A los locales les costaba controlar el balón y esa falta de precisión la aprovechaba el cuadro navarro para crear peligro. Así, Roberto Torres se encontró a Masip en la ocasión más clara de su equipo hasta ese momento. En la continuidad de la misma jugada, Chimy Ávila remató desviado a la izquierda de la portería, ante el alivio de los más de 20.000 espectadores que no quisieron perderse el reencuentro con su renovado estadio.

No habían transcurrido tres minutos una vez reanudado el juego tras el descanso y Guardiola desperdició una clarísima opción, con el portero ya batido, y remató de cabeza fuera de la portería tras un buen centro de Ünal, cuando el público ya cantaba el gol para el Real Valladolid.

Osasuna perdía fuelle, lo que aprovechó el conjunto local para tratar de dominar más el juego. Sergio González realizó dos cambios a la vez, dando entrada a Alcaraz y Hervías, y éste, dos minutos después de pisar el césped, firmó un golazo de falta directa.

El cuadro navarro lo intentó a través de un intenso Chimy Ávila, que no cejaba en su empeño de batir a Masip. Lo logró con un pase de la muerte a Rober Ibáñez, que solo tuvo que empujar el balón al fondo de la red.