se queda a las puertas

El sueño del ascenso a Segunda B se le esfuma al Portugalete

El sueño del ascenso a Segunda B se le esfuma al Portugalete, que no pudo remontar ante El Prat el resultado de la ida. La desolación de los jugadores y del público jarrillero fue total

09.02.2020 | 07:45
La desolación de los jugadores del Portugalete era total nada más finalizar el partido. Reportaje fotográfico: José Mari Martínez

El sueño del ascenso se le esfuma. La desolación de los jugadores y del público jarrillero fue total

Portugalete1

Prat1

PORTUGALETE: Mediavilla, Yaser (Min. 71, Axel), Cubería, Moya, Artabe, Celihueta (Min. 71, Rementeria), Chopi, Infante (Min. 84, Juanfran), Galder, Arbeloa y Bonilla.

PRAT: Andrés, Salva, Cárdenas, Héctor (Min. 46, Dani Argilaga), Ricarte, Putxi, Alex Pla, Pedro Bravo (Min. 62, Sergi Moreno), Guiu, Toni (Min. 84, Zarate) y Raillo.

Goles: 1-0: Min. 20; Héctor. 1-1: Min. 48; Chopi, en propia puerta.

Árbitro: Monterrubio Torres (Colegio Aragonés). Amonestó a los locales Yaser, Cubería, Arbeloa, Moya y Rementeria y a los visitantes Pedro, Plá, Puchi y Sergi Moreno y Dani Argilaga.

Incidencias: 3500 espectadores en La Florida en la vuelta de la Fase Final del 'play-off' de ascenso a Segunda B.

portugalete - Otra vez que el Portugalete llega hasta la orilla del río pero no puede cruzar hasta el otro lado. Le ocurrió el año pasado en Castellón, cuando también llegó hasta la última eliminatoria, y ayer vivió un nuevo revés en La Florida en el play-off tras haber completado una espectacular liga regular pero no poder culminar su propósito. Inexcusablemente, el conjunto jarrillero tenía que vencer ante su público para lograr el ascenso a Segunda B y en la primera parte puso los mimbres para ello e incluso se adelantó en el marcador; sin embargo, nada más comenzar la segunda mitad, el equipo de Ezequiel Loza encajó un gol en propia puerta, obra de Chopi, que estaba siendo el hombre sobre el que fluía el juego local, y se atenazó por completo. Un golpe del que no fue capaz de sobreponerse y pasaron los minutos para que al final fuera el Prat el club elegido para pasar la orilla y convertirse en equipo de bronce ara la próxima temporada.

Tras la grave lesión de Ukerdi Corres, que se rompió los ligamentos de la rodilla en el choque de ida disputado en Barcelona, la novedad en el once de Ezequiel Loza fue Iñigo Celihueta, fichaje de play-off por el también lesionado Natxo Neira. Arbeloa e Infante alternaban las bandas, como siempre, en punta aparecía Bonilla, con Galder muy cerca creando espacios y aprovechando caídas continuamente. Chopi era el eje creativo jarrillero con criterio y haciendo las delicias de la grada. Se gustó una y otra vez en el primer acto. La vigilancia catalana sobre el mediocentro resultaba a veces desmedida. Los esquemas eran similares 4-2-3-1 en los dos equipos.

Comenzó el Portu con muchas ganas de hacerlo bien. Una jugada de Yaser por la derecha acabó con un remate de Arbeloa que finalizó en córner tras golpear en un defensa visitante. Los locales salieron mejor al terreno de juego. En la punta de ataque visitante destacaba el trabajo incansable de Raillo, que con Moya saltaban chispas en cada acción. Había mucha disputa porque los catalanes no se dejaban gobernar del todo. Arbeloa no se cansaba de ejecutar la estrategia.

Cumplido el cuarto de hora, los de Ezequiel Loza encontraron su premio. Su deseado botín. Galder recibió un balón al espacio dentro del área y el delantero jarrillero hizo lo que mejor sabe encarar y batir por bajo con un disparo cruzado a Andrés. Así, la presión estaba en el tejado de los de la Ciudad Condal, que se veían obligados a marcar si querían jugar Segunda B.

En el centro del campo la lucha seguía siendo titánica. Sin contemplaciones. El primer remate catalán llegó de las botas de Pedro desde la banda izquierda, pero Mediavilla respondió atento. Un balón en una falta con rosca de Plá lo estuvo a punto de cazar Ricarte de cabeza. Fue un aviso. Los de casa habían bajado el ritmo. Era lógico con el botín del gol en sus espaldas. Un nuevo balón a otra rosca de Plá al que tuvo que salir con los puños Mediavilla. Nuevo acierto. Galder seguía creando espacios y Arbeloa e Infante se escapaban en velocidad. Era una primera parte prometedora. Los jarrilleros cumplían con su guion y convencían a su entregada parroquia. Un córner lo remató de cabeza Cubería y en la segunda jugada Yaser junto al guardameta visitante finalizó tímidamente.

Pero la segunda parte amaneció con mal fario para los vizcaínos. Primero, un despeje hacia atrás de la defensa catalana lo finalizó sin fe y sin éxito Arbeloa. Y después en la puerta local el mazazo del empate que cayó como un jarro de agua fría. Pedro centró al área, prolongó Guiu y la mala suerte se cebó con los de casa ya que Chopi marcó en propia puerta. Una jugada desgraciada que sacó del partido por completo al timón de los de casa.

El Portu tenía que reaccionar. Bonilla remató alto pero sin peligro. El partido estaba donde quería El Prat. Dormido. Además los visitantes aprovechaban el momento y estiraban líneas. Entonces llegó la mejor oportunidad catalana de sentenciar en una doble ocasión de Raillo y Segi Moreno. Al Portu le entró vértigo cuando restaban veinte minutos para el final. Un cara a cara de Infante con el portero rival tampoco lo pudo culminar. Chopi no estaba y el Portu lo acusaba demasiado. Ezequiel hizo un doble cambio buscando un revulsivo pero ni con esas. Axel probó suerte desde la frontal. Raillo, a la contra, seguía creando problemas a Moya aunque finalmente se volvió a encontrar con la salida de Mediavilla de su marco. En la recta final, el Prat se replegó hacia su meta pero tampoco pasó apuros reales. A la desesperada subió Mediavilla a rematar los dos últimos saque de esquina, en uno saltó al alimón con los rematadores y en el otro el balón quedó suelto para que Axel rematara fuera cuando se podía tocar con los dedos la posibilidad de prórroga. El Portugalete deberá esperar otro año para volver a ser de bronce.