liga de campeones

Sterling da el triunfo al Manchester City en el 90

El Schalke ganaba a 6 minutos del final con dos goles de penalti de Bentaleb

08.02.2020 | 18:41

SCHALKE 2-3 MANCHESTER CITY

SCHALKE: Fährmann; Bruma, S. Sané, Nastasic; D. Caligiuri, Serdar, Bentaleb, Oczipka; McKennie (Min. 78, Skrzybinski), Mendyl (Min. 65, Burgstaller); y Uth (Min. 88, Harit).

MANCHESTER CITY: Ederson; Walker, Fernandinho, Otamendi, Laporte; Gündogan; De Bruyne (Min. 87, Zinchenko), David Silva (Min. 70, Kompany); Bernardo Silva, Agüero (Min. 78, Sané), Sterling.

Goles: 0-1: Min. 18; Agüero. 1-1: Min. 38; Bentaleb, de penalti. 2-1: Min. 45; Bentaleb, de penalti. 2-2: Min. 85; Sané. 2-3: Min. 90; Sterling.

Árbitro: Carlos del Cerro Grande. Expulsó a Otamendi (min. 68) por doble amarilla. Amonestó a Uth, Sané y Burgstaller, del Schalke, y, por parte del City, a Fernandinho y Eder.

Incidencias: Veltnis Arena, ante 50.000 espectadores.

Gelsenkirchen - El Manchester City, jugando con diez jugadores desde el minuto 68 por la expulsión de Nicolás Otamendi, se impuso ayer a domicilio por 2-3 ante el Schalke 04 gracias un gol de Raheem Sterling en el minuto 90. El City le dio la vuelta al marcador en los cinco minutos finales en un partido que se le complicó pese a haber tenido la iniciativa durante la mayor parte de los noventa minutos.

Se adelantó en el marcador el equipo de Guardiola con gol de Agüero, pero veinte minutos después el Schalke armó un contragolpe que terminó con un disparo de Caligiuri que pegó en el brazo de Otamendi. El argelino Bentaleb asumió el tiro y no falló. Exactamente igual que en el minuto 44. Una falta de Fernandinho contra Sadio Sané dentro del área volvió a castigarla Bentaleb,

Pese que el City seguía siendo en el segundo tiempo el equipo que atacaba, las cosas se le complicaron cuando Otamendi fue expulsado al ver su segunda tarjeta amarilla por una falta contra Guido Burgstaller en el minuto 68. El Schalke tenía buenas cartas para llevar la ventaja hasta el final, pero en el 85 Leroy Sané, que había entrado siete minutos antes, empató al marcar un gran gol de falta al club en el que se formó. Pese al júbilo de sus compañeros a la importancia del gol, Sané no quiso celebrarlo.

El empate parecía sellado pero en el 90 llegó el gol de Sterling, que aprovechó un pase largo de su meta Ederson que sorprendió a la defensa del Schalke. - Efe