segunda división b

Adán prolonga la racha negativa del Leioa

Los azulgranas encadenan su tercera derrota consecutiva tras caer ante el Tudelano

08.02.2020 | 17:30
El Leioa pasa por un bache de juego.

Los azulgranas encadenan su tercera derrota consecutiva tras caer ante el Tudelano

LEIOA: Iturrioz; Mikel Fernández (Min. 56, Iru), Crespo, Córdoba, Juaristi (Min. 71, Luariz), Mera (Min. 60, Jorge Cortes), Garai, Chirri, Ibrahima, Sota y Yurrebaso.

TUDELANO: Pagola; Delgado, Diego Royo (Min. 59, Julen Arellano), Meseguer, Lalaguna, Ruper, Ardanaz (Min. 80, Navarro), Adán, David Soto (Min. 74, Unai Zamorano), Víctor Bravo y Ton Gabarre.

Goles: 0-1: Min. 1; Toni Gabarre. 1-1: Min. 80; Crespo. 1-2: Min.83; Adán.

Árbitro: Barrera Santana (Tinerfeño). Expulsó por doble amarilla al local Ibrahima (Min. 50). Además, por el Leioa amonestó a Mikel Fernández, Iru y Yurrebaso. Por parte visitante a Diego Royo, Delgado, Ardanaz, Adán, Toni Gabarre, Zamorano y Víctor Bravo.

Incidencias: 500 espectadores en Sarriena. Se guardó un minuto de silencio en memoria del presidente de honor del Leioa, José Ignacio Azkueta, fallecido recientemente.

lEIOA - El Leioa no pudo frenar su racha negativa y ayer encadenó su tercera derrota consecutiva al caer en Sarriena por 1-2 frente a un Tudelano que se llevó el triunfo con un gol de Adán a falta de siete minutos para el final. Tras esta nueva derrota, tercera en casa y quinta de la temporada, el Leioa se queda con 37 puntos, en quinta posición.

El partido se puso cuesta arriba nada mas comenzar para los intereses de los locales. Toni Gabarre remató dentro del área un centro desde la derecha. Tras el 0-1, el Leioa se despertó del golpe y tiró de casta. A los cinco minutos de la reanudación, Ibrahima vio la segunda amarilla. Los azulgranas no bajaron los brazos. A falta de diez minutos, tras una falta botada desde la derecha por Fran Sota, Crespo no perdonó dentro del área e igualó la contienda. Un espejismo para el Leioa. Tres minutos después del empate, Adán cazó un rechace y lo envió al fondo de las mallas para disgusto de los de Sarriena. - D. Bergara