Sestriere aleja a Pello Bilbao del podio de Milán

El gernikarra se enfría en la última montaña del Giro, que deja empatada la carrera entre Geoghegan, ganador, y Hindley, líder por centésimas, antes de la crono definitiva de Milán

24.10.2020 | 17:17
El británico Tao Geoghegan Hart se impone al sprint al australiano Jai Hindley

En 1914, la tempestad. Un furibundo temporal descargó sin piedad sobre el Giro. Llovió durante 36 horas, un día y medio. El granizo espantó al público, a los millares de tifosi que se arremolinaban alrededor de los ciclistas en una jornada que unió Milán con Cuneo. En medio, el ogro, Sestriere, que mira a los hombres a 2.000 metros de altura. Un gigante. Los ciclistas iniciaron un viaje hacia lo desconocido a tientas, en una noche maldita. Una travesía por el averno de 486 kilómetros. Una vida, una muerte, una resurrección. Una odisea. Un siglo después en Alba se hace la luz. Luce el sol, espléndido y acogedor, un abrazo cálido en los tiempos en los que el contacto humano está vetado. A los tifosi, enmascarados, no los dispersa el granizo, los separa el coronavirus, la distancia social, el miedo al contagio. El Giro, al que la pandemia le ha arrancado de sus entrañas el Agnello y el Izoard, se entrega a las aristas del Sestriere, la montaña que se interpone y que juzgará el podio después de la revuelta del viernes. No es 1914. Sestriere dispuso dos caras. La amable era para la fuga; la hosca para el juicio final.

El tríptico de Sestriere atenuó la luz de Pello Bilbao. Al gernikarra se le ensombreció el podio a pesar de llegar emparejado con el líder. Pero la maglia rosa no lo era. A Kelderman le desnudaron Geoghegan y Hindley, que respiran en el mismo segundo. Hindley heredó el rosa por centésimas. La corsa rosa al rojo vivo. El inglés venció al australiano en la cima de Sestriere y ambos se jugarán el Giro más emocionante que se recuerda en la crono definitiva de Milán. Serán 15 kilómetros para la historia. "Daré todo lo que pueda, pero no sé", estableció Jai Hindley. La corsa rosa se resolverá bajo el reloj. A esa cita, Pello Bilbao, descomunal su Giro, llegará con retraso. El gernikarra conserva la cuarta plaza pero el podio le queda muy lejos, a 1:19 de Kelderman. El neerlandés defenderá la puerta de acceso a la tercera plaza, a la foto de fin de curso del Giro, a la orla de Milán. Almeida, revitalizado en Sestriere, que aventajó en más de medio minuto a Pello Bilbao, presionará al vizcaino, memorable su desempeño en la carrera italiana.

Con el recuerdo reciente del Stelvio en la memora, el Ineos prendió Sestriere en la segunda pasada. Mecha corta. Polvorín. Dennis, campeón del mundo de contrarreloj en dos ocasiones, desmontó al líder de inmediato. El mundo al revés. Así es 2020. El australiano, un tractor, reprodujo plano a plano la misma escena del Stelvio en Sestriere, cuando barrenó la montaña. Solo Geoghegan, el capataz del Ineos, y Hindley, el escudero de Kelderman que es más poderoso que su líder, se soldaron a su rueda. Pello Bilbao no pudo responder a la propuesta de Dennis y se enlazó a Kelderman, con la despensa vacía y la moral laminada, horadada por el desánimo. La maglia rosa le quedaba grande. Debilitado, le sobraba tela, empequeñecido el neerlandés que rememoró su paso por el Stelvio. Déjà vu. Cuando sonó la campana, repicó el sufrimiento del líder. Réquiem. Su reloj marcaba un retraso de 40 segundos. A Pello Bilbao, que compartía tiro de cámara con Kelderman, se le alejaba el podio en la misma medida.

Hindley y Geoghegan, los más forzudos en la montaña, se jugaban el Giro. La vida un segundo, el tiempo que les separa. Un suspiro. Sestriere era un tobogán de emociones. Ballerini, Cherry y Rubio querían la etapa. Dennis, poner patas arriba el Giro. Otra vez. El australiano desbrozaba el horizonte para Geoghegan y Hindley, enemigos íntimos en la corsa rosa. Pello Bilbao y Kelderman acumulaban pérdidas en el parqué bursátil. Las alforjas de la derrota. El neerlandés dejó de ser líder a mitad de la última entrega de Sestriere. Era un ex, un recuerdo en sepia. Una vez ejecutado Kelderman, Hindley se lanzó para desestabilizar a Geoghegan. El londinense se subió a su insurrección. El Giro era el cara a cara de Hindley y Geoghegan que arbitraba Dennis. El podio, el ajedrez entre Kelderman y Pello Bilbao en el que se coló Almeida, quien fuera líder durante quince días. El portugués acompañó al gernikarra y al neerlandés. De ese grupo se desprendió Nibali, descascarillado en la montañas. Caducado.

Hindley y Geoghegan compartían colchón a la sombra de Dennis. El joven australiano tiró el botellín. Le sobraba todo menos la ambición. Hindley trató de zafarse de la mirada del inglés, pero no escapó de su control. Por detrás, Almeida, corajudo y valiente, se desplegó. El portugués quería entrar en el juego del podio. Almeida mordía la montaña. A Pello Bilbao y Kelderman era el puerto el que les pellizcaba las piernas. Hindley y Geoghegan congelaron la ascensión. Guerra de nervios. Bizqueaban la mirada. En paralelo. Hindley cambió otro vez de ritmo. En vano. El londinense se prensó al australiano. Dos en uno. Esa es su historia. Se jugaron la etapa, que fue para Geoghegan, en una baldosa en Sestriere. Mañana se deben repartir el Giro en Milán. Ambos llegan en la misma hora. Empatados. No hay aire entre ellos. En Sestriere, a Pello Bilbao le alcanzó la corriente fría que le alejó del podio.