La Itzulia, con las orejas tiesas

la carrera vasca, del 6 al 11 de abril, está a la espera de la evolución del coronavirus para saber si se corre

12.03.2020 | 08:19

bilbao - Una vez desatada la crisis del coronavirus, que está obligando al aplazamiento y suspensión de numerosas pruebas del calendario ciclista, en la organización de la Euskal Herriko Itzulia cruzan los dedos mientras esperan noticias. La carrera vasca, fijada para que se dispute entre el 6 y el 11 de abril, aguarda las recomendaciones y las medidas de las autoridades competentes para saber cómo actuar en medio de la crisis del coronavirus. De momento, según ha podido saber DEIA, los organizadores de la Itzulia se mantienen a la expectativa y en principio manejan la idea de que se pueda correr en esas fechas. Ocurre que nadie tiene la certeza de que la ronda vasca pueda celebrarse dado el desarrollo de la epidemia, que se extiende con rapidez y está devorando a todo el deporte. Ante la ferocidad del virus, las autoridades sanitarias están actuando para preservar la salud de la población y evitar en lo posible las aglomeraciones de gente para dificultar la propagación del virus. Contener el coronavirus es la prioridad absoluta.

Ante esta perspectiva, la Unión Ciclista Internacional (UCI) se ha puesto en contacto con la organización de la Itzulia mediante un documento en el que fija una serie de directrices que emparentarían a la Itzulia con la París-Niza, la carrera del WorldTour, que se viene disputando estos días con relativa normalidad. Para su celebración, la carrera francesa se ha blindado con medidas para evitar los contagios. Así, las autoridades galas, han implantado la política de puerta cerrada en la París-Niza. Estas medidas de contención del coronavirus suponen de facto restricciones para los aficionados en el acceso a las salidas y a las metas de las etapas mediante la instalación de una esclusa protectora a 100 metros del podio en el caso de las salidas y de 300 metros para las llegadas. Las medidas no solo afectan al público. De hecho, la ceremonia del podio se ha visto alterada del todo. No existe contacto alguno con el corredor que sube a la tarima y en los controles de firma se desechan los bolígrafos por el miedo al contagio. El de la París-Niza es un escenario que se contempla para la Itzulia, pero todo dependerá de la evolución del coronavirus para saber si la carrera vasca se disputa con restricciones o se suspende ante la imposibilidad de garantizar la salud pública de público y participantes.

aplazada la bilbao-bilbao Mientras la Itzulia espera acontecimientos, la suerte de la Bilbao-Bilbao, la clásica cicloturista que debía disputarse el domingo, está echada. La organización, siguiendo el criterio de la autoridades, ha aplazado la prueba popular, que reunía cerca de 8.000 ciclistas. La clásica podría celebrarse durante el verano.