La calma de Landa

El alavés, que se muestra valiente y ambicioso, cree que los favoritos se reservarán en el macizo central

09.02.2020 | 09:02

CREPITAN los adentros de Mikel Landa cada vez que la carretera eleva los cuellos, almidonados, tensos, duros. Es como una voz que le susurra o le implora que ataque, que no se esté quieto, que lo suyo es el abordaje y que el ciclismo es diversión. Landa es feliz a toque de corneta, cuando adopta pose de guepardo, de velocista de las cumbres. Por eso, en La Planche des Belles Filles, en la primera etapa que demandó la aparición de los líderes, el escalador de Murgia dio un paso al frente. Lanzó su salva y, sobre todo, demostró que está en hora con el Tour de Francia después de su cuarto puesto en el Giro, donde apenas 8 segundos le sacaron del podio. Eso le genera sosiego al alavés. Sabe que la "condición es buena". "Estoy contento", dijo en Cope Landa, que ante el Macizo Central no espera grandes embates entre los jerarcas de la carrera francesa. Los Pirineos serán el próximo escenario de la batalla según sus cálculos.

"Pensamos en el Macizo Central. En este par de días siempre pueden pasar cosas; creo que los favoritos irán más bien guardando, pensando en los Pirineos, pero puede suceder de todo", analizó el alavés, que se dejó unos segundos en la cima cuando apareció en escena el poderoso Geraint Thomas. "Siempre le das vueltas a si tenía que haber esperado más para atacar, pero estoy contento con mi condición. En cualquier caso, Thomas aclaró las dudas sobre si está o no en buena condición", comentó el líder del Movistar a la conclusión de la jornada más larga del Tour de Francia, que salvó sin contratiempos.

thomas, satisfecho A Mikel Landa le queda la duda de saber si el momento en el que se mostró a pecho descubierto cuando otros se camuflaban en el anonimato, fue el exacto. "Obviamente en estas últimas horas le das algunas vueltas a lo de ayer (por el jueves) -qué hubiese pasado de moverme en otro momento, sobre todo- pero la verdad es que en un puerto así era difícil hacer diferencias. Veremos qué sucede este fin de semana", expuso el de Murgia, que en el primer asalto de montaña mostró ambición y coraje. También empleó ese mismo lenguaje Geraint Thomas. El galés despejó las dudas sobre su estado de forma. "Es importante estar por delante de los favoritos", expresó el galés, que "no sabía lo que esperar de una etapa como la de ayer, pero me sentía bien. Fue importante terminar por delante de los favoritos".