Lointek Gernika 60 - Bembibre 55

El Lointek Gernika cumple con su papel

Pese a no firmar un partido brillante, logra estirar su racha victoriosa a costa del colista

19.01.2020 | 06:21
Naiara Díez pelea un rebote ante Itsaso Conde.

Lointek Gernika60

Bembibre55

LOINTEK GERNIK BIZKAIA: Ariztimuño (4), Wojta (10), Arrojo (10), Roundtree (6), Milic (12) -cinco inicial- Lo (2), Ocete (7), Díez (3), Molina (6), Mazionyte (0).

EMBUTIDOS PAJARIEL BEMBIBRE: Quirante (9), Nauwelaers (2), Gladkova (15), Llorente (13), Ajemba (5) -cinco inicial- Salas (10), Butina (0), Conde (1).

Parciales: 10-13, 25-24 (descanso), 47-37 y 60-55.

Arbitros: Caamaño, Fernández y Ríos. Sin eliminadas.

Incidencias: Lleno en Maloste.

gernika - El Lointek Gernika mantuvo su racha victoriosa en la Liga Femenina con un triunfo de aliño a costa del colista Bembibre, que vendió su cara su piel, pero cedió en cuanto las locales, que no pudieron contar con Blake Dietrick, encontraron su mejor tono en ataque. No fue el mejor día del equipo de Mario López, pero la reacción llego a tiempo para no explicarse la existencia en una jornada en la que la presión estaba de su parte.

Les costó a las vizcainas llegar donde querían porque durante la primera parte el duelo se perdió en numerosos contactos, que impedían que el balón circulara y provocaba que las jugadoras estuvieran más por el suelo de Maloste que en pie. Vicky Llorente, ex del Gernika, alimentó las esperanzas de las bercianas con siete de los primeros nueve puntos de su equipo en unos minutos en los que el juego era muy farragoso y poco agradable de ver.

No había acierto, ni el ritmo que precisa el Gernika, aunque el Bembibre no logró escaparse más allá de los cinco puntos. Un triple de Naiara Díez nada más aparecer en cancha llevó el empate al marcador (15-15), aunque el Lointek Gernika seguía sin estar cómodo. En realidad, no lo estuvo en veinte minutos que cerró con muy malos porcentajes de tiro (11 de 33) y su peor anotación de la temporada hasta el descanso. Las líneas de pase no aparecían por ninguna parte y los intentos individuales de las gernikarras acababan sin éxito por la buena disposición defensiva de las visitantes que no se arrugaron, pese a su teórica inferioridad.

La tónica cambió en el tercer cuarto, decisivo en el resultado final. El Gernika comenzó a mover el balón con más fluidez y a ser más agresivo en el uno contra uno. Abrieron un hueco de nueve puntos (35-36) con buenos minutos de Wojta, pero el Bembibre redujo a tres con otra canasta de Llorente. Sin embargo, las visitantes ya empezaban a dar síntomas de debilidad, sobre todo en sus porcentajes de tiro.

brecha definitiva Bien vigilada Julia Gladkova, la defensa gernikarra no concedió oportunidades a las demás como paso necesario para abrir una brecha casi definitiva. Cuatro tiros libres de Gaby Ocete y dos triples de Juana Molina saliendo del banquillo firmaron un parcial de 10-0 que puso el marcador en 45-32. Suponía demasiada cuesta para un equipo necesitado de victorias y que asomó algunos detalles de frustración y de la falta de confianza de una plantilla con más calidad de lo que indica su posición en la tabla.

Con las cosas ya en el punto esperado, las jugadoras de Mario López, sin hacer un partido brillante, lograron mantener el control en el último cuarto con la templada dirección de Ocete y la decisión en ataque de Belén Arrojo para facturar puntos necesarios. La ventaja de más diez puntos era una losa para las bercianas, aunque en los últimos minutos una cierta bajada de tensión permitió al colista encontrar el acierto, aunque tarde, y apretar el marcador sin que la victoria, cuarta de la segunda vuelta, peligrara para el bando local que ya aguarda con ganas y sin las dudas que podía haber provocado una derrota la eliminatoria europea del miércoles ante el KSC Szekszard que marca otro hito en la historia del club gernikarra y del baloncesto de Bizkaia.

noticias de deia