Bilbao Basket 90 - 73 Joventut

El Bilbao Basket confirma sus progresos

LOS ‘HOMBRES DE NEGRO’ SE IMPONEN CON CLARIDAD AL JOVENTUT EN EL AMISTOSO DE OLITE, QUE DOMINAN DESDE EL INICIO CON UNA DEFENSA SÓLIDA Y BUEN RITMO

09.02.2020 | 15:42
Schreiner, que obtuvo un 20 de valoración, bota el balón ante la oposición de Zagars.Foto: Iñaki Porto

Bilbao Basket90

Joventut73

BILBAO BASKET: Rousselle (10), Martínez (10), Lammers (6), Bouteille (14), Kulboka (14) -cinco inicial- Brown (10), Sergio Rodríguez (1), Schreiner (12), Cruz (6), Doblas (7), Van Lacke (0), Diego Rodríguez (0).

JOVENTUT: Zisis (8), Prepelic (15), López-Arostegui (2), Harangody (4), Omic (6) -cinco inicial- Parra (0), Morgan (9), Kanter (13), Ventura (5), Zagars (4), Dimitrijevic (7).

Parciales: 30-19, 47-35 (descanso), 61-51 y 90-73.

Árbitro: García González, Manuel y Sánchez Mohedas. Descalificaron a Prepelic.

Incidencias: Unas 300 personas en el Polideportivo de Olite en un partido benéfico a favor de las víctimas de las inundaciones en la Zona Media.

Olite - El Bilbao Basket cerró su serie de amistosos con una victoria ante el Joventut que fue consecuencia de la buena labor defensiva de los jugadores de Álex Mumbrú durante todo el partido. A partir de ahí, los hombres de negro pudieron construir el ataque que les gusta y poner su marcador en unos registros a los que no llegó el Joventut, un equipo que la próxima campaña jugará la Eurocup. Seis jugadores del conjunto vizcaino sumaron más de diez puntos, lo que también supone un importante avance respecto a anteriores compromisos. Parece que el Bilbao Basket ya se ha acostumbrado a jugar sin Ondrej Balvin y Emir Sulejmanovic, pero la incorporación del checo y el bosnio debe servir para añadir esa fortaleza interior que hará aún más compacta la defensa a poco que todos los jugadores mantengan su implicación.

Bilbainos y verdinegros salieron con la consigna de ser muy agresivos en la defensa del balón, al fin y al cabo los dos entrenadores, que departieron amigablemente antes del partido, aprendieron en la misma escuela. Pero a veces los jugadores pecaban por exceso y en el primer cuarto hubo demasiadas faltas e interrupciones, aunque el Bilbao Basket trató de correr siempre que pudo. Kulboka hizo siete puntos nada más arrancar para colocar pronto una ventaja por encima de los diez puntos gracias a un juego ofensivo fluido y con acierto. Dos tiros libres de Brown pusieron el 27-13 en ocho minutos y medio y la cosa empezó a enfadar a Carles Duran, técnico verdinegro, que reclamaba a su equipo más atención defensiva.

El Bilbao Basket dejó ver que ha adquirido en este par de semanas, desde que se desplazó a Lisboa para disputar tres amistosos, un ritmo de juego que le permite encontrar buenas posiciones de tiro y cubrir más espacio con su defensa. El Joventut mejoró algo con sus jóvenes, que el año pasado estaban en el Prat de la LEB Oro, y con un triple de Dimitrijevic y un tiro libre de Nikos Zisis, que ejerce de padre protector de todos, redujo la distancia a ocho puntos (37-29) mediado el segundo cuarto. Los hombres de negro recuperaron el pulso y con un parcial de 7-1 elevaron de nuevo su ventaja a los catorce puntos (44-30) en unos minutos de incorporación de Bouteille antes del descanso.

En el tercer cuarto, el Joventut salió con más tensión defensiva y llegó a colocarse a cinco puntos (49-44) tras una canasta de Omic. Brown se cargó con cuatro faltas y Fede Van Lacke, en el que fue su último servicio al conjunto bilbaino, tuvo que calentar apresuradamente para dar un relevo de cinco minutos a Rafa Martínez. Prepelic, el máximo anotador de la pretemporada ACB, había entrado en acción, pero con otro parcial de 9-2 el Bilbao Basket estiró otra vez su ventaja en el luminoso. La defensa seguía a buen nivel, con mucha actividad en los cambios de asignación, y otra ráfaga en ataque mató el partido. Dos triples consecutivos de Rafa Martínez, que había vuelto fresco, una canasta de Doblas y otro triple de Kulboka pusieron el 75-58 a poco más de cinco minutos del final.

El partido estaba roto, aunque una refriega entre jugadores, que acabó con Prepelic descalificado, afeó el final. El Bilbao Basket superó los veinte puntos de ventaja (85-62) y eso permitió que el júnior Diego Rodríguez tuviera casi tres minutos de juego para premiar su labor en un amistoso que sirvió para encarar lo que queda de preparación para el debut liguero ante el Tenerife con algunas certezas más y un plus de confianza en el trabajo realizado hasta la fecha.

mumbrú, prudente El técnico del Bilbao Basket se mostró satisfecho con las prestaciones de su equipo, sobre todo en defensa porque "ya contra el Baskonia dimos pasos adelante y hoy hemos vuelto a estar en la línea que nos gusta y que queremos". "Seguimos mejorando cosas y nos queda poco tiempo. A ver si Balvin y Sulejmanovic entran ya poco a poco con el grupo, también Rigo podría hacerlo, y podemos al fin trabajar todos juntos. Necesitamos entrenar y que la gente vaya entrando poco a poco. Es la única manera de ver dónde fallamos y en qué hay que insistir para poder competir en el primer partido en Tenerife de la mejor manera", comentó Mumbrú, al que le tranquiliza que "nuestro jugador de 2,16 metros ya está con nosotros".