DÍA INTERNACIONAL DE LAS PERSONAS DE EDAD

Por un envejecimiento activo y saludable

La práctica de ejercicio físico, seguir cultivando sus aficiones y una dieta sana ayudan a sentirse bien

01.10.2020 | 09:36
Las excursiones en grupo motivan a practicar ejercicio.

EL llamado envejecimiento activo busca mejorar el estado físico y mental de las personas de edad, y con ello paliar las repercusiones sociales de una cada vez más numerosa población mayor. Así, el actual panorama poblacional, consecuencia de mejoras en el ámbito de la salud, políticas públicas y calidad de vida en general, exige a las instituciones la creación de programas que motiven a estas personas a permanecer activas y cumpliendo un propósito dentro de su comunidad.

Lograr mantener activas y productivas a las personas de edad lleva a las sociedades occidentales a poner el foco en el cuidado de este colectivo, con programas de salud, seguridad social y centros socio-culturales. Ello atendiendo al mismo tiempo al núcleo familiar como eje principal de la salud psico-emocional de estos individuos.

Actividad


Es importante que las personas de edad continúen activas, ejerciendo un papel dentro de las comunidades, bien sea como asesores o como maestros para las nuevas generaciones, debido a su amplio bagaje y experiencia práctica. De hecho, las personas mayores siempre han desempeñado un papel importante en la sociedad como líderes, cuidadores y guardianes de la tradición.

Permanecer activo supone realizar actividad física con regularidad, bien practicando algún deporte o simplemente haciendo ejercicio para combatir el sedentarismo. Nadar, acudir a clases de pilates, yoga, bailar o simplemente caminar dando largos paseos son alternativas óptimas en este capítulo.

También lo son las actividades lúdicas colectivas, como las cartas, pasatiempos, juegos que agilicen la memoria y disciplinas artísticas como el teatro en las que exteriorizar sentimientos.

Igualmente importante es seguir una dieta saludable, adaptada en el plano nutritivo a la edad y dolencias, y controlar las enfermedades crónicas. A todo ello hay que añadir el descanso con un sueño reparador para reponer fuerzas y mantener un buen estado de ánimo.

Las sesiones de masaje, fisioterapia y osteopatía, por su parte, son buenas aliadas de una vida activa gratificante. Y mantenerse al hilo de la moda y de la actualidad o aprender el manejo de las nuevas tecnologías es otra forma de tener activa la mente. Asimismo, es recomendable cultivar aficiones como la lectura o el cine, que enriquecen cultural y emocionalmente.

Vulnerables


En definitiva, a medida que mejora la atención médica, la población de personas mayores está creciendo y en paralelo lo hacen sus necesidades. Con todo, es un colectivo muy vulnerable. Muchos ancianos caen en la depresión, quedan discapacitados o se sienten discriminados, por lo que es imprescindible prestarles el mimo y los cuidados precisos, los mismos que ellos otorgaron antes a las generaciones precedentes.