El callejón de las botxerías

Kamerino Teatro completa el aforo del Bizkaia Aretoa con su obra 'In albis'

11.03.2021 | 00:45

Aeso de las 6.30 de la tarde de ayer se había formado una buena cola ante la puerta de acceso de Bizkaia Aretoa. En la Sala Mitxelena del centro cultural de la Universidad del País Vasco/Euskal Herriko Unibertsitatea (UPV/EHU) en Abandoibarra representaban la obra de teatro In albis. Entrada gratuita hasta completar aforo. Y se completó el permitido, un 33% del total de asientos.

La función, a cargo de la compañía amateur Kamerino Teatro, coincidía en horario con el partido del Athletic en el Wanda Metropolitano. Había quedado una tarde casi primaveral para pasear por las riberas de la ría. Además, Bilbao siempre presenta una agenda nutrida de eventos, incluso en las actuales circunstancias. A pesar de todos los pesares, In albis llenó.

Entre las personas que acudieron se contaban habituales del Bizkaia Aretoa, como Bego Miren Iragorri y Fernando García, que se reconocieron como amantes del teatro y seguidores de la programación del centro cultural de la UPV/EHU. Lo mismo que Fidel Díez, Emilio Santiago, Carmen Espinosa o Gloria Huidobro.

Les atrajo el texto de Ana Molina, también intérprete, dirigido por Yolanda Bustillo, y encarnado por Maider Andrés, Gorka Álvarez, Nora Busturia, Emma Hierro, Lucía Martín, Ioritz Benito, Miren Bikandi, Eli Bilbao, Noelia Ortega y Gorka Garde.

En In albis un joven pintor, en el momento más álgido de su carrera, cae en un abismo existencial que le impide crear y del que no se siente capaz de salir solo. "Se trata de un texto prepandemia, pero versa sobre los efectos de la depresión en una persona, lo que ahora está más de actualidad aún", explicó la directora, Yolanda Bustillo.

Entre la concurrencia se encontraban Nagore Cenizo, Ander Sánchez, la tunecina Olfa Zsendesni, Lara Pérez y Albar Cirarda, integrantes de la Compañía Joven de Pabellón 6, que precisamente hoy, a las 19.00 horas, estrena Migraaaantes, sobra gente en este barco. "Aquí somos todos migrantes", aseguró Ander Sánchez. "Yo, por ejemplo, vengo de Donostia", añadió con una sonrisa.

La función teatral representada ayer completaba el primer trimestre de la programación de UPV/EHU Kultura Bizkaia, que ha propuesto también un festival indie, una exposición fotográfica sobre el coronavirus y un taller de microrrelatos aún en marcha.

La nueva directora del área, Beatriz Zabalondo, se encontraba en la propia Sala Mitxelena de Bizkaia Aretoa en compañía de Estíbaliz Ranedo, de la oficina de gestión cultural de la UPV/EHU. "Estamos proyectando ya las acciones del calendario del próximo trimestre", adelantó una Zabalondo que se estrenaba en su responsabilidad en el equipo rectoral recientemente elegido.

Quisieron quedarse In albisNerea Gamboa, Jessica Mat, Angélica Pankova, Miriam Robredo, María Lourdes Cañadas y María Dolores Gómez Isla. Las jóvenes Nora y June Gardeazabal, junto a Mario Sánchez, se acercaron a ver actuar a su padre, Gorka, que interpreta al galerista, personaje antagonista del pintor en torno al que se desarrolla la trama.

Isabel Cabello confesó que se había acercado "a ver a los compañeros de mi hijo, que no ha podido venir". En el patio de butacas tomó asiento Ane Churruca, de Kutxabank, a quien acompañaban Jorge de Francisco y Eva Salcedo.

Casi 150 personas certificaron ayer tarde que Bilbao desea disfrutar de espectáculos culturales. Y que los temores y prevenciones bajo los que la pandemia sumerge la cotidianidad no impiden que la gente acuda cuando las propuestas son interesantes. Una compañía amateur, una sala que no es la más relacionada con las funciones teatrales en la ciudad, la siempre letal competencia del fútbol y una campaña de promoción modesta. Resultado: lleno.

Y lo mejor es que quienes llegaron tarde corrieron el riesgo de quedarse In albis. Del todo.

La compañía amateur Kamerino Teatro completó ayer el aforo del auditorio del Bizkaia Aretoa con su obra 'In albis'

UPV/EHU Kultura Bizkaia también ha promovido este trimestre un festival indie, una exposición de fotos y un taller de microrrelatos