La ermita de San Pedro de Abrisketa de Arrigorriaga, a estudio

23.11.2020 | 01:38
Los primeros trabajos se han centrado en el subsuelo interior y exterior y en los muros del pequeño templo.

Malmasingo Lagunak de Arrigorriaga quiere conocer el potencial de esta bella ermita y de todo su entorno

CONOCER para comprender; comprender para respetar; y respetar para valorar. Es la filosofía que persigue el proyecto de estudio y aproximación a elementos patrimoniales de Arrigorriaga impulsado por Malmasingo Lagunak, asociación creada en 2008 por vecinos del municipio interesados en la recuperación de la memoria histórica y los hechos acontecidos durante la Guerra Civil, pero que en sus estatutos recoge también otros ámbitos de actuación como la investigación y recuperación del patrimonio de la localidad. El objetivo final es "generar sensibilización hacia la riqueza patrimonial que existe en Arrigorriaga, poner en valor estos elementos estratégicos y trabajar en su socialización y divulgación para que los vecinos lo conozcan, y sobre todo, para que lo disfruten y lo cuiden", explica Teresa Campos, Doctora en Arqueología por la UPV, miembro de Malmasingo Lagunak y del grupo de investigación GIPyPAC y coordinadora científica del proyecto.

Se trata de una ambiciosa iniciativa que la agrupación lleva tiempo diseñando y dando forma siguiendo criterios técnicos, profesionales y científicos a la hora de definir las pautas y los pasos a seguir "ya que el municipio cuenta con numerosos elementos patrimoniales de interés como el castro de Malmasin o edificios religiosos, sin olvidarnos de todo lo relacionado con la memoria histórica de la Guerra Civil o incluso el patrimonio inmaterial".

San Pedro de Abrisketa
Los muros del pequeño templo encierran misterios aún por descubrir y conocer. Foto: S.M.

Y entre todo el abanico de posibilidades, el proyecto ha arrancado con el trabajo de valoración del potencial arqueológico de la ermita de San Pedro de Abrisketa. "Está emplazada en un sitio muy especial y mágico al que le rodea un halo de misterio. Además, existe ya una vinculación sentimental de la población de Arrigorriaga con una pequeña ermita que puede que sea una de las más antiguas de Bizkaia", destaca Teresa Campos. Aún así, "hasta ahora solo se ha estudiado su vertiente arquitectónica o de Historia del Arte, pero no se ha hecho nada desde el punto de vista arqueológico. Ahí hay un vacío que nosotros pretendemos dotar de contenido".

El trabajo de Malmasingo Lagunak en este bello y querido elemento patrimonial se sustenta en tres pilares. Uno de ellos es el "vaciado de toda la documentación que existe sobre la ermita para tener una base", mientras que los otros dos se sustentan en la "utilización de técnicas no intrusivas para evaluar el posible potencial arqueológico de la ermita y de su entorno", precisa. Esa labor de campo se llevó a cabo hace quince días y, por un lado, consistió en la realización de una prospección por georradar del subsuelo tanto en el interior como en el exterior del templo. "A través de la interpretación de las ondas se puede saber si el suelo está alterado desde el punto de vista arqueológico, si puede haber otros muros, enterramientos... El análisis de esa información es muy importante para determinar si hay zonas donde puede ser interesante trabajar, por ejemplo, en una futura cata o excavación arqueológica".

Un instante de las labores de prospección por georradar en el interior. Foto: Malmasingo Lagunak

Otra de las técnicas de estudio empleadas ha sido la documentación fotogramétrica de los muros. "Se ha utilizado, por ejemplo, en la Catedral de Santa María de Vitoria y nosotros lo hemos hecho en Abrisketa, pero a pequeña escala. El propósito es poder apreciar con mucho detalle las características de los muros para poder evaluar su evolución y discernir una secuencia, es decir, determinar los cambios a los que se han podido ver sometidos desde el origen hasta la actualidad".

Toda esa información recopilada se encuentra ahora en fase de análisis y estudio de cara a conocer si existe potencial arqueológico en la ermita y su entorno y evaluar futuras estrategias y trabajos a realizar para poder conocer mejor este elemento. "Esperamos obtener buenos resultados y poder seguir avanzando en un proyecto que para la asociación es muy ilusionante", declara Campos. Esta aventura cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Arrigorriaga, la Universidad Pública del País Vasco, el grupo GIPyPAC de Investigación en Patrimonio y Paisajes Culturales y la empresa Cementos Rezola. Y para la ejecución de los primeros trabajos de campo, Malmasingo Lagunak ha contado con la experiencia y profesionalidad de la empresa SOT de prospección arqueológica y de Ondare Babesa.

Malmasingo Lagunak lidera un ambicioso proyecto de investigación arqueológica e histórica del patrimonio

Como primer paso se está valorando el potencial arqueológico de la ermita de San Pedro de Abrisketa